La Guardia Civil detiene en Barcelona a un supuesto yihadista que buscó objetivos en el confinamiento

GRAFCAT6235. BARCELONA, 08/05/2020.- Agentes de la Guardia Civil custodian, tras el registro de su domicilio, al ciudadano marroquí seguidor de la organización yihadista Dáesh profundamente radicalizado y que quería llevar a ca
|

El juez José Luis Calama tomará el próximo lunes declaración de forma presencial al presunto yihadista detenido ayer en Barcelona y que se sospecha pretendía perpetrar una acción terrorista, para lo que buscaba objetivos por la ciudad saltándose de forma habitual el confinamiento del estado de alarma.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional decidirá en esa comparecencia si envía al detenido a prisión por esta causa, que ha sido declarada secreta, informaron fuentes jurídicas.

La Guardia Civil detuvo a este ciudadano marroquí, seguidor de la organización yihadista Dáesh y profundamente radicalizado, en una operación conjunta con las autoridades marroquíes y estadounidenses, y permitió prevenir la comisión de un posible ataque terrorista, según el Instituto Armado.

Desde hace al menos cuatro años existían referencias de la afinidad del arrestado a Dáesh, pero hasta fechas recientes su radicalización se mantenía bajo una apariencia de discreción.

Ha sido durante el estado de alarma decretado ante la pandemia del coronavirus cuando su proceso de radicalización se ha visto culminado de manera preocupante.

La hipótesis policial es que su extrema radicalización y actividad recientes podrían responder a los diferentes llamamientos realizados por Dáesh para que los actores solitarios asentados en territorio occidental se movilicen y atenten en sus lugares de residencia.

El detenido realizaba ya manifestaciones públicas de su adhesión a los postulados terroristas de Dáesh y de odio a Occidente a través de sus redes sociales.

Los investigadores observaron además que incumplía de manera habitual y sin justificación las normas de confinamiento del estado de alarma y sospechan que en sus desplazamientos por la ciudad de Barcelona, en los que adoptaba importantes medidas de seguridad, buscaba posibles objetivos.

Los agentes comprobaron que el detenido se encuentra totalmente influido por la propaganda y los postulados de Dáesh y que incluso había jurado fidelidad a esta organización terrorista, por lo que le consideran una amenaza real para la seguridad.

Desde que el inicio de la expansión del coronavirus por Europa, han tenido lugar varios ataques terroristas bajo la autoría de actores individuales, acometiendo las mismas mediante el empleo de armas blancas y atropellamiento con vehículos.

 

En un piso compartido

El presunto yihadista vivía en un entresuelo de la calle Josep Anselm Clavé, en el distrito de Ciutat Vella, en una habitación que le había alquilado una mujer que vive con su bebé y que aseguró desconocer su radicalización.

Esto fue todo lo que la mujer explicó a la prensa, con una expresión asustada, después de que la Guardia Civil registrase el domicilio de 08.00 a 12.00 horas ayer, cuando finalmente el detenido fue trasladado en un furgón y la policía se llevó documentación para analizar.

La Guardia Civil detiene en Barcelona a un supuesto yihadista que buscó objetivos en el confinamiento