Standard & Poor’s eleva un escalón la nota de Abanca y la mantiene en perspectiva positiva

El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet archivo ec
|

La agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) revisó al alza, elevándolo en un escalón, de B+ a BB-, el rating emisor a largo plazo de Abanca, manteniendo la perspectiva positiva.
El rating emisor a largo plazo de una entidad expresa su calidad crediticia general. En su calificación, Standard & Poor’s valoró el fortalecimiento de la solvencia de Abanca vinculado a la mejora del entorno económico. Además de la mejora en la nota, S&P mantiene como positiva la perspectiva de la entidad gallega. La agencia considera que su buena evolución financiera y la mejora del entorno se traducirán en nuevas mejoras de su calificación. S&P adoptó tres acciones positivas de rating sobre la entidad en los dos últimos años, reflejando el fortalecimiento del negocio y el cumplimiento del plan estratégico de Abanca.
Mientras, S&P confirmó el rating a largo plazo de Banco Popular en B+ y situó la perspectiva en “estable”. El resto de calificaciones de la entidad financiera –en la que está integrado Pastor– permanecen inalteradas. Asimismo, la calificadora de crédito revisó de estable a positiva la perspectiva de la nota de solvencia de Santander (A-), Caixabank (BBB), Kutxabank (BBB-) Cecabank (BBB) y Caja Laboral (BBB-). S&P también confirmó los ratings de Sabadell (BB+) y de BBVA (BBB+), y mantiene sin variaciones la perspectivas de ambas calificaciones.
Atribuye la mejora generalizada del sector bancario a un entorno económico más favorable gracias al “sólido” crecimiento de España (2,3% en 2017 y 2% en 2018), a la recuperación gradual en el mercado inmobiliario y a una menor incertidumbre política tras la formación de Gobierno. No obstante, advierte de que el alto nivel de activos improductivos de la banca, aproximadamente el 15% del total a cierre de 2016, podría representar un “riesgo de cola” si la situación económica empeora. En este sentido, proyecta que los activos tóxicos del sector se habrán reducido hasta el 11% en 2018.
S&P estima que la rentabilidad podría mejorar moderadamente en los próximos años, aunque los retornos “probablemente” se equipararán a los costes del capital, puesto que el crecimiento en los volúmenes de negocio no será lo suficientemente fuerte para compensar el impacto negativo de los bajos tipos de interés en la generación de beneficios.

Standard & Poor’s eleva un escalón la nota de Abanca y la mantiene en perspectiva positiva