Hoy se juzga al "bibliotecario" de Al Qaeda que señaló a Aznar como objetivo

En la imagen, un furgón de la Guardia Civil. EFE/Archivo
|

La Audiencia Nacional juzga hoy a Mudhar Hussein Al Malaki, conocido como el "bibliotecario" de Al Qaeda, que se enfrenta a una petición del fiscal de 8 años de cárcel por integración en organización terrorista por señalar como objetivos, entre otros, al expresidente José María Aznar y al exsecretario de la OTAN Javier Solana.

Al Malaki, detenido en Valencia el 27 de marzo de 2012, deberá responder en la vista oral acerca de su participación en diversas plataformas de internet de índole yihadista en las que señalaba a responsables públicos de diversas nacionalidades como objetivos de acciones terroristas.

El sobrenombre de "bibliotecario de Al Qaeda" se debe a que entre los productos que gestionaba y difundía figuraban los manuales y enciclopedias de entrenamiento terrorista que almacenaba y ponía a disposición de terceros.

Entre ese material destaca un "Curso sobre venenos y gases venenosos", "Destruye sus hogares con tus propias manos", "Curso de explosivos del jeque Abu Khabab Almasri" o "Programa del oficio del terrorismo".

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal Carlos Bautista, relata que la red que integraba Al Malaki buscaba elaborar una lista con directores de empresas, medios de comunicación y miembros del Congreso que eran "personas activas en la guerra de Alianza sionista-cruzados".

Las alusiones a Aznar y Solana, a los que se refería como criminales de guerra, fueron hechas el 23 de junio de 2011, cuando accedió a un foro de internet y participó en la confección de una lista de objetivos para atentar, "facilitando su 'selección'".

Junto al expresidente del Gobierno y al exsecretario general de la OTAN, Almalaki señaló como objetivos a los presidentes norteamericanos George Bush -padre e hijo-, Bill Clinton y Barack Obama, a la exsecretaria de Estado de Estados Unidos Madeleine Albright y al exprimer ministro británico Tony Blair.

Además, entre los archivos informáticos que le fueron intervenidos a raíz de su detención destacan 30 imágenes de víctimas de los atentados del 11-M, concretamente de la explosión en la estación del Pozo.

Fotografías en las que aparece insertado el logo de Al Qaeda, además de figurar también alguna imagen de los terroristas que perpetraron la masacre.

Según el fiscal, Al Malaki estaba dedicado a tiempo completo a difundir la yihad en internet y trabajaba en su casa entre 8 y 16 horas diarias para la captación y adoctrinamiento de islamistas radicales.

Hoy se juzga al "bibliotecario" de Al Qaeda que señaló a Aznar como objetivo