“Este año hay menos gente en la calle que el pasado a pesar de la crisis”

Copia (2) de El Ideal Gallego-2013-12-15-008-f31e4b0c
|

Miguel Lorenzo Torres, concejal de Servicios Sociales se disculpa por  llegar unos minutos tarde a la cita en la sala Abelenda del Ayuntamiento. En realidad, nunca tiene demasiado tiempo. Este abogado pontevedrés aceptó la oferta de Carlos Negreira para actual su actual cargo solo con una condición: “Que seguiría trabajando como abogado, porque para mí es algo temporal y no quiero abandonar mi bufete”. Mientras se acomoda en su butaca, asegura que no se arrepiente, porque gracias a que no tiene cargas familiares puede encontrar tiempo para descansar.

Su concejalía debe ser las que más carga de trabajo tienen por culpa de la crisis.  
Creo que todas concejalías estamos trabajando en ese ámbito social.

Bueno, la Concejalía de Urbanismo estará trabajando ahora menos que durante la época de la burbuja inmobiliaria.  
Pues te voy a decir una cosa: Urbanismo puso el año pasado en alquiler social 68 pisos vacíos que pertenecían al Ayuntamiento  después de arreglarlos. Y este año va a poner 18 más.

El alcalde siempre ha enfatizado el aumento del gasto social  durante su mandato ¿Cómo están las cifras ahora?  
15,7 millones, un 20% del total, solo en Servicios Sociales. La partida de emergencia social la hemos triplicado: hemos pasado de 250.000 euros a manejar casi 850.000.

¿Y basta para satisfacer la demanda?  
En esta ciudad podemos presumir que a cualquier persona se le va a cubrir cualquier necesidad que tenga. Y tenemos 70 programas distintos para conseguirlo. Ahora, yo siempre lo digo: tenemos una cartera de servicios, no unos servicios a la carta.

Su concejalía debe ser las que más carga de trabajo tienen por culpa de la crisis.  
Beneficiados, el año pasado, fueron casi 2.000 familias.

A la gente le preocupa que mañana le pueda tocar a él..  
(Asiente) Es que nos puede tocar a cualquiera. A cualquiera. Y si de algo soy consciente desde que estoy  aquí es que he visto pasar a gente que hace años parecía imposible que tuvieran que recurrir a nosotros.

¿Eso quiere decir que no hay un perfil de gente que se pueda quedar sin casa?  
Nosotros sabíamos que entrábamos en el gobierno local en un momento delicado. Y cambiamos la emergencia social precisamente para poder llegar a la gente antes de que se quedara sin casa: personas que tienen problemas para poder el alquiler, la cuota hipotecaria, la luz o la comunidad. Hay casos de gente a la que le han embargado la casa por no pagar la comunidad.

Entonces su enfoque es que...  
Que hay que actuar antes de que comience el procedimiento judicial para evitar así los desahucios.

¿Y cuántas familias han recibido esa ayuda?  
Tengo la cifra exacta (ojea un papel): 728 familias han sido beneficiadas con ayudas a la vivienda.

¿Es una ayuda puntual?  
A veces hay gente que solo necesita ayuda uno o dos meses, y ya evitas que le embarguen.

¿Y cuando uno lo ha perdido todo? Me refiero a los sin techo.  
Nunca se pierde todo. Nunca se pierden los derechos y nunca se pierde la dignidad.

En ese caso, cuando se ha caído en la exclusión social.  
Yo tengo dos vías de trabajo: evitar que eso se produzca, que la gente no caiga por la cuesta rápida de la exclusión social y luego ayudar a la gente que ya ha caído.

No debe ser fácil obtener resultados.  
Es muy difícil, pero no imposible. Y tenemos servicios que todos los días en invierno buscan a personas sin techo en la calle.

Pero lo cierto es que allí siguen.  
Es que todo se basa en convencer. Les ofrecemos un lugar donde cobijarse, pero tenemos que respetar la forma de vida de cada persona aunque no nos guste, porque muchos nos dicen “déjeme en paz”.

Así que tienen poco éxito.  
Yo es que si yo veo el trabajo de Renacer, la Cocina Económica O Padre Rubinos, creo que a mucha gente se le ha ayudado y se ha evitado que cayera en la exclusión social.

¿Y ahora mismo cuál es la situación de los sin techo?  
Estos días he preguntado por la ola de frío, y el equipo de exclusión social localizó a 18 personas, pero ahora la cifra aumenta.

¿Por qué?  
Porque en Navidad la gente es más generosa y vienen de fuera a pedir.

Así que no se trata de que si se pierde el trabajo y la casa se tenga que acabar en la calle.  
Siempre estamos uniendo desempleo y exclusión social y no es así, porque se tienen prestaciones: de desempleo, Risga...

Entonces, a pesar de la dureza de la crisis ¿no hay más sin techo durmiendo en A Coruña?  
No, este año hay menos gente viviendo en al calle que el pasado a pesar de la crisis hay menos gente que otros años. Y el número de intervenciones del Semus tampoco ha aumentado.

Pero ¿Cómo se llega hasta ese punto?
Por patologías como adicciones o por situaciones personales. La gente no pide ayuda y va cayendo poco a poco. Pero si a estas personas las coges a tiempo puedes ayudarlas porque la cuesta se baja rápido, pero la subida es muy lenta.

¿Y el Semus...?  
El Semus, el servicio de emergencias, funciona todo el año, pero en época de frío tenemos un  equipo de exclusión social que sale todos los días a localizarles y a trabajar con ellos. Es un proceso muy largo: no es ducharles, vestirles y darles un trabajo.

¿Por qué rechazan la ayuda?  
Por muchos motivos. Uno muy común es que muchos tienen perro y no quieren dormir en un refugio sin él.

Sorprende que con tantos pisos que el Ayuntamiento pone a disposición del ciudadano aún haya quien duerma en la calle.  
No son para sin techo. Son para ciudadanos que han acudido a la convocatoria y tienen recursos. El alquiler social es barato, pero hay que pagarlo.

“Este año hay menos gente en la calle que el pasado a pesar de la crisis”