El juicio por el crimen de Covas se abre el martes en la Audiencia con medio centenar de testigos y peritos

|

El Ideal Gallego-2011-06-03-008-5164eee0redacción > a coruña
  Medio centenar de personas, entre testigos y peritos, están llamadas a comparecer desde el próximo martes ante el tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial, que durante la próxima semana tiene previsto celebrar el juicio por el asesinato de una pareja de jóvenes, José Manuel Gómez y Claudia Alejandra Castelo, en un piso de Betanzos y su posterior descuartizamiento y traslado a un descampado de la localidad de Covas.
Los acusados del doble crimen, Antonio Prado Riveiro y Adriana Amenedo, serán los primeros en prestar declaración, para responder de los delitos de asesinato  y robo con fuerza, que podrían costarles, respectivamente, 55 y 47 años de prisión, tal como reclama la Fiscalía.
Ambos fueron detenidos el 9 de septiembre de 2008 cuando circulaban por la localidad de Ribadeo en una furgoneta propiedad de uno de los fallecidos. Según las conclusiones a las que ha llegado el Ministerio Público, una deuda por la compraventa del vehículo fue lo que desencadenó el cruento suceso, cometido el día 5 de aquel mes en el domicilio de los fallecidos, un piso de la calle de Rosalía de Castro.
Las víctimas, que mantenían relación de amistad con los procesados, murieron tras recibir varios martillazos y cuchilladas, que según sostienen las acusaciones, les propinaron los encausados de mutuo acuerdo, siguiendo un plan trazado: esperaron a que Claudia Castelo saliera de casa para ir a trabajar y acudieron al piso, donde se encontraba su compañero, solo. Tras una conversación con él, uno lo abordó por la espalda y le golpeó con el martillo en la cabeza, al tiempo que su cómplice lo acuchillaba. A continuación, esperaron a que la segunda víctima regresara del trabajo y la atacaron de forma similar, antes incluso de que se percatase de su presencia en la casa.
El escrito de conclusiones del fiscal indica que en los días posteriores los acusados volvieron a la vivienda y usaron el cuchillo de la agresión y un machete para descuartizar los cadáveres, que introdujeron en bolsas y maletas. Después, subieron esas bolsas a la furgoneta del fallecido y las trasladaron a Covas, donde las abandonaron.
Sobre el análisis de los cuerpos, las múltiples lesiones o las armas empleadas testificarán, en los tres días que se han marcado ara la vista, forenses, miembros de la Policía Científica, facultativos e integrantes de los distintos cuerpos policiales que intervinieron en la investigación del suceso.

El juicio por el crimen de Covas se abre el martes en la Audiencia con medio centenar de testigos y peritos