Arteixo-Calvelo afirma que la Xunta desafectará las fincas ocupadas en la AC-415 para glorietas

|

El Ideal Gallego-2011-07-30-018-76c0acc8

  m. rodríguez > arteixo

  El alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, afirma que tiene el “compromiso” de la Xunta para desafectar los terrenos ocupados desde hace cuatro años para construir una serie de rotondas a la largo de la carretera AC-415.
Calvelo está de acuerdo con la decisión autonómica, “aunque sí es cierto que hay que abrir los giros en algunos puntos concretos”, explica. Además, defiende la necesidad de que Meicende pueda utilizar el acceso al Puerto Exterior y reducir el volumen de tráfico que soporta el núcleo. En este sentido, asegura que su intención es “intentar llegar a Fomento” para explicar la situación de la vía que atraviesa Pastoriza y Oseiro.
Esta actuación se dio a conocer en 2007 y después de la oposición vecinal, Infraestruturas decidió revisar el documento y modificarlo. Una vez que llegaron a un acuerdo todas las partes implicadas, el Gobierno gallego redactó un proyecto que nada tenía que ver con el acuerdo, lo que motivó en 2009 más de dos mil alegaciones al plan.
En el último trimestre del año pasado, la Xunta desistía de manera definitiva de la construcción de estas rotondas. No obstante, los terrenos que iban a ser utilizadas para la actuación fueron ocupados en 2007 y, de momento, continúan ocupados por la administración local.
Este hecho supuso las reiteradas críticas de los afectados, sobre todo cuando San Caetano dio carpetazo a la ejecución de estas obras en las que la Xunta tenía previsto invertir unos dos millones de euros, pero continúan en posesión de la administración.

Protestas > Con el archivo de las rotondas no se acabaron las protestas de los vecinos que viven a los pies de la vía AC-415.
Una vez abandonadas las circunvalaciones, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas acometió una serie de mejoras en la carretera que une A Coruña con Sabón. Renovó las aceras, reubicó parte del mobiliario público y decidió modificar la señalización horizontal.
En concreto, dejó a la parroquia de Oseiro con línea continua y sin posibilidad de realizar giros. Después de pedir su modificación y de que no les hiciesen casos, en febrero iniciaron una serie de movilizaciones.
Esta semana, los afectados por el pintado mantuvieron una reunión con el mandatario local. La anterior corporación había solicitado a la Xunta un cambio en toda la señalización horizontal que no fue aceptado.
“Como nos dijeron que no, vamos a pedir un poco menos y que pongan línea continua en algunos puntos”, explican desde la plataforma vecinal que recuerdan que un informe de Tráfico desmiente las afirmaciones de la Xunta que se negó a cambiar el pintado por seguridad viaria.
Agradecen que el alcalde haya estado “receptivo” a sus propuestas y en dos semanas volverán a reunirse con él para determinar una postura conjunta que sea remitida después a la Xunta.


 

Arteixo-Calvelo afirma que la Xunta desafectará las fincas ocupadas en la AC-415 para glorietas