Aluvión de críticas de la oposición por la gestión económica del Ayuntamiento

El Ideal Gallego-2018-12-27-003-eb4d4b9a
|

El Gobierno municipal aprobó en solitario que se destinen 15 millones de euros del superávit a reducir la deuda municipal y también se dio el visto bueno a la Cuenta General del año pasado. Lo hizo sin ningún apoyo y en medio de un aluvión de críticas de la oposición, que dejaron más que claro que la gestión municipal está lejos de contar con el respaldo del resto de la corporación.

Estaba previsto que ambos asuntos saliesen adelante y así fue, aunque solo gracias al voto de calidad del alcalde, que deshizo el empate producido tras los votos favorables de la Marea y los rechazos del Partido Popular, mientras que tanto el PSOE como el BNG se abstuvieron.

Las mayores críticas hacia el equipo de gobierno llegaron a la hora de tratar el modificado de crédito que destinará 15 millones a reducir deuda en lugar de inversiones por el octavo incumplimiento consecutivo del período medio de pago a proveedores.

Misma dirección
Las tres portavoces de las formaciones de la oposición coincidieron a la hora de centrar sus alegatos en la gestión municipal y en rechazar las excusas puestas por la concejala de Hacienda, Eugenia Vieito.

“La culpa es de una gestión chapucera”, espetó Rosa Gallego, portavoz del PP. La popular recordó que en marzo se anunció que el dinero del superávit sería para inversiones, algo que finalmente no se produjo, y también quiso dejar claro que el incumplimiento en el pago a proveedores no se debe a una factura del servicio de recogida cuyo pago se aprobó en agosto.

Por su parte, Yoya Neira expuso que hay un “problema evidente de gestión” y que la mayor muestra es que antes los contratos “se sacaban en plazo” mientras que ahora alguno como el de recogida de basuras está a punto de cumplir dos años sin estar en vigor y eso repercute a la hora de tramitar sus facturas.

“Non fixeron unha xestión axeitada administrativamente nin políticamente”, resumió Avia Veira, portavoz del BNG, quien recordó en varias ocasiones a Vieito que se preocupe del presente de la ciudad y no del pasado o de otras administraciones.

Mientras, Eugenia Vieito defendió la labor del equipo de gobierno y aseguró que los retrasos vienen provocados por factores ajenos a ellos.

Así, insistió en que el período medio de pago a proveedores se está incumpliendo porque en abril se modificó el método de cálculo y señaló que existen otros ayuntamientos que también están por encima del límite. Además, recordó que el año pasado el PP y el PSOE votaron en contra de las inversiones con el dinero del superávit.
En el caso de la Cuenta General, que la normativa establece que se tiene que llevar a pleno como máximo el 1 de octubre, Vieito explicó el retraso culpando al funcionamiento de la aplicación informática instaurada por el PP y que se debe utilizar para ello e hizo referencias al anterior mandato, del PP, y al bipartito PSOE-BNG para comparar los índices de gestión, aspecto que fue respondido de manera contundente por todos los grupos de la oposición.

La Cuenta General es un documento que incluye los principales indicadores y resúmenes de gestión económica de cada ejercicio y este año es el que más tarde se presentó en el actual mandato

Quejas por gobernar
“Nunca vin un goberno que se laiase tanto por gobernar”, aseguró durante el pleno Avia Veira sobre las críticas del Ayuntamiento a los problemas que tiene para gobernar. La frase de la portavoz nacionalista fue respaldada tanto por populares como socialistas y no encontró respuesta de la representante del Gobierno municipal.

Otro de los temas que surgieron durante el intenso debate de una hora y media de ayer fue el presupuesto del próximo año. Desde la oposición se recriminó al Gobierno local que todavía no se haya llevado el documento al pleno y que haya tardado tanto en negociar las cuentas.

El Partido Socialista recibió a última hora del viernes el documento íntegro y ahora lo están estudiando, por lo que en los próximos días podría haber novedades sobre el asunto.

Aluvión de críticas de la oposición por la gestión económica del Ayuntamiento