Tino, despedida y llave

01 junio 2014 / 21 junio 2014 / 21 enero 2015..F..tbol.Segunda Divisi..n.Deportivo - Ja..n 1-0.El Deportivo regresa a la Primera Divisi..n
|

Tino Fernández vivirá esta noche su último partido en el sillón presidencial del palco de honor del estadio de Riazor. El choque con el Mallorca pondrá el punto y final a la etapa del empresario al frente del club cinco años después de haber sucedido a Augusto César Lendoiro.

Solo hay una opción para que el Deportivo no cambie de presidente: que todos los que opten a formar parte del Consejo de Administración en la Asamblea reciban más votos negativos que positivos. 

En ese improbable caso, no sería posible renovar el órgano de dirección del club y, a pesar de que la dimisión del actual Consejo ya sería efectiva, se quedaría al frente de la entidad como junta gestora hasta la siguiente Asamblea General de accionistas.

Si todo transcurre con normalidad, el Deportivo se encuentra ante las últimas horas de la presidencia de Tino, que, no obstante, puede tener un papel clave en la Junta de Accionistas.

No en vano, tanto con sus acciones como con las de la empresa Boxleo Tic puede dar la victoria a uno de los aspirantes. 

Fernández no se ha pronunciado para no interferir en el discurrir de la campaña electoral, pero la intención con que ha afrontado el proceso el todavía presidente es respaldar con sus acciones a uno de los candidatos en la Asamblea y todo hace pensar en Zas. Si esa es su decisión final y Tino no se abstiene en la Asamblea, Vidal tendrá que superar ampliamente la barrera de las 20.000 acciones para tener posibilidades de luchar por la presidencia del Deportivo. 

El futuro del club, cada vez con menos peso de los accionistas convencionales (los de dos títulos), está en manos de  más de los grandes, entre ellos, el actual dirigente, e Hijos de Rivera, que trató de promover una candidatura con Mauro Silva como presidente ejecutivo.

El proceso
El Consejo de Administración que encabeza Tino Fernández anunció a finales de abril, a través de un comunicado, su intención de convocar una Junta en la que los seis consejeros de la entidad renunciaran al cargo para proceder al nombramiento de un nuevo equipo de gobierno. Ese anuncio se produjo el día después de que Riazor se lo solicitara en forma de cántico a la conclusión del partido con el Extremadura (1-2), que supuso la tercera derrota consecutiva y la novena jornada seguida sin ganar (sin contar el partido con el Reus) y que dejó al equipo a cuatro puntos de la promoción de ascenso y a diez del ascenso directo.

Tino Fernández cogió al club mediada la temporada 2013-14, en la que el Deportivo consiguió el ascenso a Primera División, categoría en la que lo mantuvo, con problemas las siguientes tres temporadas, hasta que se consumó el descenso en la 2017-18.

Sus mayores éxitos se le atribuyen en la gestión económica, ya que asumió una complicada situación con el Deportivo en concurso de acreedores y una deuda que ha pasado de 160 millones a unos 94,2 a 30 de junio de 2018, con un pasivo corriente y no corriente que superaba a esa fecha los 119 millones.

El anterior adiós
Casualmente, se despedirá, como su antecesor, ante un rival insular. En este caso será el Mallorca; en 2014 fue la UD Las Palmas. Aquel día, el último de Augusto César Lendoiro al frente del club tras 25 años como presidente, el Deportivo fue superado (1-2) por el conjunto canario en la vuelta de Valerón a Riazor.

Tino, despedida y llave