Naufragio ante el Barco

Copia de Deporte Campeón-2016-03-13-021-6cc04bef
|

 

El Fabril volvió a las andadas. El filial cayó derrotado en casa ante un Barco que no especuló en ningún momento y que asaltó Abegondo con valentía. El filial deportivista dice adiós, de manera virtual, a la posibilidad de lograr el título liguero y deberá centrarse en no quedarse fuera de los puestos de playoff. 
Los primeros minutos de partido fueron un ida y vuelta. El Barco no se achicó y, espoleado por el gran número de aficionados que se desplazaron a Abegondo, le buscó las cosquillas al filial con juego vertical y con un Rodri que se sentía cómodo tirando diagonales desde la izquierda. Poco a poco el Fabril se fue haciendo dueño de la posesión y consiguió bajar las revoluciones del partido, pero la calma solamente duró hasta que llegaron los goles.
El primer aviso serio del encuentro se produjo en el minuto 24 tras una falta lateral que botó Javi Recamán y que tuvo que desviar a córner Anxo. Sin embargo, el Fabril golpeó primero en una jugada que desató las iras de los visitantes. El brazo de Hugo Rama impactó en la cara de Rubén Arce, pero la árbitro no señaló nada. Con Rubén tirado en el césped, Hugo Rama continuó la jugada y, ya en el área, le cedió el esférico a un Óscar que lo mandó a la escuadra con un disparo de empeine. Poco le duró la alegría a los locales ya que Zulema González indicó penalti a favor del Barco en el minuto 31. En esta ocasión fue Sam Piette el que sacó el brazo a pasear y golpeó en el rostro de Rodri. Misma acción polémica que en el primer tanto, diferente decisión. Recaman asumió las responsabilidad y, con una tranquilidad inusitada, engañó a Anxo en la pena máxima.
Tras el paso por vestuarios, el Fabril empezó fuerte poniéndose de nuevo por delante. Y otra vez con un jugador del Barco en el suelo. En esta ocasión fue Recamán el que reclamó falta, pero Pol Calvet continuó con el cuero hasta la frontal del área, donde encontró a Otero. El delantero del Fabril se orientó el balón y conectó un disparo que se coló en la portería tras el desvío de Álex. 
Acto seguido, Otero pudo lograr un doblete pero su cabezazo salió fuera.
La respuesta del Barco llegó en forma de centro de David Álvarez y remate de Rodri a las manos de Anxo. El delantero del Barco no perdonó en la siguiente oportunidad. Aprovechó un pase en profundidad para regatear a un Anxo, que salió a la desesperada, y subió el 2-2 al marcador. 
El partido ya estaba bastante loco pero apareció David Álvarez para añadirle más picante con el mejor gol de la tarde. Control exquisito, recorte perfecto y zurdazo al segundo palo imparable para poner patas arriba Abegondo. 
Al Fabril no le quedaba otra que dar un paso al frente. Sin embargo, el Barco no exhibió ninguna fisura a pesar del obvio bajón físico y se pudo llevar tres puntos vitales ante un filial sin capacidad de reacción.

Naufragio ante el Barco