Relinchos agradecidos que logran más avances con niños discapacitados que cualquier medicina

El Ideal Gallego-2013-12-29-013-3a0f68cc
|

Rubio es un caballo de siete años, tiene artrosis y su destino, hace un año, estaba en el matadero. Su suerte cambió cuando los responsables de la Asociación Triones Brigantium, en Feáns, hablaron con su propietario y lo trajeron desde Bergara, en Gipuzkoa, para formar parte de su equipo. Ahora, es el que mejor conecta con los niños discapacitados y con necesidades especiales; un trabajo de terapia que realiza junto con sus “compañeros” Gypsy, Curro, y Lurón.
La asociación, con estos cuatro caballos como herramienta de trabajo, desarrolla terapias de estimulación temprana, terapia equestre y coaching. Al frente de esta iniciativa están Juanjo y Rose. Los dos explican que el espíritu de la asociación es prestar apoyo a las personas con necesidades especiales, pero también a los caballos. Los cuatro que integran este equipo equino han sido rescatados y todos tienen historias de abandono, maltrato o desnutrición a sus espaldas. Ahora, en el complejo de Feáns, disponen de todos los cuidados y, además, los prestan a los usuarios de estos programas.

satisfacción y proyectos
Rose comenta que la labor de todos es muy importante. Rubio ha conseguido un hito en la recuperación de un niño en concreto, un menor diagnosticado e síndrome de West. “Es el único en Galicia que camina”, explica la responsable, que señala que este tipo de avances “es la mayor satisfacción que podemos recibir”. Y todo, en gran parte, por la hipoterapia; “un tratamiento físico, que utiliza el caminar tridimensional del caballo para estimular tanto el nivel muscular como la parte neuronal”.
Con toda esta iniciativa se ha conseguido un doble objetivo: no solo mejorar la calidad de vida de los afectados por discapacidades, sino dar una segunda oportunidad a esos caballos que vivían en malas condiciones, que están muy agradecidos.
Además de estas terapias, la asociación, que cuenta con un terreno de 17.000 metros cuadrados, ya estudia crear un bosque y un jardín sensitivos para estimular a los pequeños; una huerta para autoconsumo, una emisora de radio por internet, un área recreativa al aire libre... Todo, con el trabajo de los voluntarios, que prestan ayuda a los más de 100 usuarios.  n

Relinchos agradecidos que logran más avances con niños discapacitados que cualquier medicina