Castro reivindica “el nuevo lugar de Cuba en el mundo” en su primer viaje a Europa

French President Francois Hollande (L) and Cuba's President Raul Castro arrive to attend a State dinner at the Elysee Palace in Paris, France, February 1, 2016. REUTERS/Stephane De Sakutin/Pool
|

El presidente cubano, Raúl Castro, reivindicó “el nuevo lugar de Cuba en el mundo” tras la “fructífera” reunión que mantuvo con su homólogo francés, François Hollande, en el marco de su histórica visita a Francia, en el primer viaje de Castro a Europa.
“Cuba tiene un nuevo lugar en el mundo”, dijo en la breve rueda de prensa que ofreció en el Palacio del Elíseo junto a Hollande tras firmar una serie de convenios bilaterales.
Castro señaló como ejemplo de la nueva andadura cubana “la relación amistosa” con Francia. “Demuestra que podemos ponernos metas comunes que contribuyan al desarrollo de nuestras respectivas naciones y de toda la Humanidad”, valoró.
El líder comunista aprovechó para ratificar su deseo de “ampliar y diversificar las relaciones con Francia en todos los ámbitos”, comenzando por “una agenda económica bilateral”.
Hollande, por su parte, destacó la presencia de Castro en Francia, subrayando que “abre una nueva página en la relación entre ambos países” que, según apuntó, fue muy productiva en ámbitos como la investigación.
El mandatario galo aludió a la incipiente apertura cubana, insistiendo en que EEUU debe poner fin al bloqueo comercial, económico y financiero impuesto a la isla caribeña en 1962 para que pueda iniciar una nueva etapa.
Para facilitar la reinserción de Cuba en la comunidad internacional, Francia accedió a condonar los intereses de la deuda cubana (3,7 millones de euros) –tal y como hicieron el resto de socios del Club de París el 12 de diciembre– y, además, convertir 212 millones de euros de los 360 millones de euros que constituyen el principal en un fondo para proyectos de cooperación.
“Es un acuerdo equilibrado que tiene en cuenta la situación particular de Cuba y sus perspectivas de desarrollo económico”, expuso Hollande en el Palacio del Elíseo.

Castro reivindica “el nuevo lugar de Cuba en el mundo” en su primer viaje a Europa