El Gobierno confía en que el apoyo del PNV y Nueva Canarias no se limite a aprobar las cuentas de este año

Rajoy saluda durante la clausura de la convención del PP canario | aec
|

El Gobierno confía lograr el apoyo del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, para que sean aprobados los Presupuestos de 2017, pero espera que tanto ese respaldo como el del PNV no se limite al texto presupuestario y se extienda a otros asuntos que faciliten que pueda haber una legislatura larga.

Una vez que esta semana el Ejecutivo vio cómo se rechazaban en el Congreso las siete enmiendas a la totalidad presentadas por diversos grupos, a partir de ahora se volcará en garantizarse que las cuentas del Estado superen el prolongado trámite parlamentario que aún tienen por delante.

Y ante las posiciones expresadas por las diversas fuerzas políticas, eso pasa por lograr que Quevedo se convierta en el diputado 176 que avale esos presupuestos junto a los del PP, Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias.

Negociación inminente
La negociación con el único representante de Nueva Canarias sobre la base de las 49 enmiendas parciales a los presupuestos que presentó el viernes va a ser inminente, aseguran fuentes del Gobierno, que no descartan que se pueda implicar el propio jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Consideran asumibles algunas de las demandas planteadas en esas enmiendas, que supondrían unos 450 millones de euros, y creen que el diálogo permitirá que, si hay algún punto de discrepancia en ellas, se acabe llegando a un consenso. Aunque el Ejecutivo no da por hecho el acuerdo con Nueva Canarias, lo ve factible y apela a la responsabilidad.

Hablar de todo y con todos
Es la llamada que realizó desde Canarias tanto el viernes como el sábado el propio Rajoy en sus intervenciones en los congresos insulares del PP de Gran Canaria y Tenerife. Para Rajoy, que afirma que está dispuesto a hablar de todo y con todos, es momento para “políticos con finura” que sepan lo que se juega España.

Así, considera el Gobierno que actuó el PNV, a priori un partido con el que parecía muy difícil llegar a un acuerdo. “Si se ha logrado el pacto con el PNV, es totalmente factible conseguirlo con Nueva Canarias, pero para que lo haya deben querer ambas partes”, se subraya desde el Ejecutivo.

Eso es lo que aleja la negociación con el PSOE, ya que el Gobierno entiende que los socialistas no quieren sentarse a hablar sobre los Presupuestos por la situación interna que vive este partido, a la espera de que las primarias del próximo día 21 de mayo decidan quién será su líder y este defina la estrategia que va a seguir.

No obstante, hay disposición en el Gobierno a dialogar con los socialistas sobre algunas de las enmiendas parciales que han presentado a los Presupuestos.

El Gobierno confía en que el apoyo del PNV y Nueva Canarias no se limite a aprobar las cuentas de este año