Ferreiro dedica su primera jornada de trabajo al interventor y la asesoría jurídica

El alcalde, en su nuevo despacho del palacio de María Pita quintana
|

El gobierno municipal inició ayer su trabajo en los despachos. El alcalde, después de atender entrevistas radiofónicas y de dejar a sus hijos en el colegio, llegó al consistorio dispuesto a ponerse a trabajar en los temas más urgentes como las fiestas y los asuntos judiciales. Por ello, reservó las primeras citas para reunirse con los servicios jurídicos y el interventor, además de nombrar a los concejales y repartir las competencias. También mantuvo una conversación telefónica con Feijóo, en la que no hubo ningún tipo de reivindicación.
Xulio Ferreiro estrenó ayer el mandato en su despacho de María Pita. El primer edil llegaba pasadas las 10.30 horas de la mañana al palacio municipal, después de haber concedido tres entrevistas radiofónicas y de haber llevado a sus hijos al colegio. Una vez dentro del consistorio, el primer asunto que el regidor tuvo que atender fue la firma del decreto de delegación de competencias, por el que se nombra a los concejales miembros de la junta de gobierno local.

relaciones institucionales
Las relaciones institucionales comenzaron con una llamada del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a primera hora de la mañana, que Ferreiro no pudo atender, y que finalmente se produjo por la tarde. Se trató de una llamada cordial, “para coñecernos e saudarnos, que aínda nunca faláramos”, dijo el regidor, que explicó que Feijóo le deseó “la mejor de las suertes” y puso la Administración autonómica al servicio del Ayuntamiento para lo que pudiese necesitar. Ferreiro no hizo reivindicación alguna al presidente autonómico. Entendió que ayer no era día para poner sobre la mesa sus peticiones para la ciudad.
Lo que sí hizo Ferreiro en el primer día en su despacho de Alcaldía fue tratar algunos de los asuntos prioritarios para el nuevo gobierno municipal y volver a poner en marcha temas pendientes o parados por el traspaso de poderes como las fiestas o problemas judiciales. Por ello, el regidor reservó su primera mañana de trabajo en el Ayuntamiento para celebrar una reunión con los miembros de la asesoría jurídica y otra con el interventor municipal. La urgencia por cerrar todo el dispositivo de las fiestas de San Juan o la revisión del contrato de la concesión de la ORA fueron algunos de los temas que se trataron en el primer día.
Los concejales del gobierno municipal también comenzaron su jornada laboral a primera hora de la mañana y desde las ocho y media ya estaba cada uno en su despacho, poniéndose al día de las principales cuestiones.

conciliación y críticas
Después de dejar a los niños en el colegio, Ferreiro atendió a los periodistas que le esperaban a las puertas del Ayuntamiento y con quienes valoró las críticas recibidas por no haber acudido el domingo a la ofrenda del Antiguo Reino de Galicia. Dijo el alcalde que su ausencia era una “cuestión de programa”. Entiende que es una “tradición respetable” pero que no era el lugar del alcalde coruñés.
Ferreiro ya defendió la pasada semana que entendía de forma distinta la relación entre instituciones públicas e Iglesia y ayer también recordó que la Constitución reconoce que no hay ninguna religión con carácter oficial.
Preguntado por cuál será el uso que el nuevo gobierno local dé a los coches oficiales del Ayuntamiento, el regidor explicó que aún no sabe cuál es la situación de estos vehículos. En cualquier caso, avanzó que se utilizarán “se hai que facer viaxes” pero que en ningún caso serán para el uso del alcalde. “Eu irei traballar como calquera traballador”, sentenció.

Ferreiro dedica su primera jornada de trabajo al interventor y la asesoría jurídica