El asedio al Congreso termina con nueve detenidos y varios enfrentamientos

efectivos de la policía nacional detienen a un manifestante en la plaza de neptuno efe
|

El “asedio” al Congreso promovido por la Plataforma ¡En Pie! congregó ayer a cerca de dos mil personas en las inmediaciones de la Cámara Baja, blindada por la Policía, que a las 21.30 horas había practicado cinco detenciones y se enfrentaba en la Gran Vía, plaza de Atocha y de Cibeles a pequeños grupos de activistas violentos.

La protesta transcurrió de forma pacífica hasta que, hacia las 21.00 horas, un grupo de manifestantes en la Carrera de San Jerónimo derribó las vallas que protegían el acceso al Congreso.

Gritos de “!Corruptos!” y “!Gobierno dimisión!” fueron algunos de los que lanzaban los participantes en la protesta contra el Congreso y la policía que protegía las instalaciones.

La convocatoria de la Plataforma !En pie! emplazaba al “Asalto” al Congreso a partir de las cinco de la tarde, hora en la que se habían programado tres marchas desde distintos puntos del centro de Madrid con destino al Congreso, que al final no se llevaron a cabo por la escasa afluencia de gente.

Así, los manifestantes acudieron directamente a la plaza de Neptuno, donde las Fuerzas de Seguridad mantenían un dispositivo con el fin de impedir la entrada a la Carrera de San Jerónimo donde está la cámara baja.

Fuentes policiales informaron de que los concentrados en el momento de mayor afluencia de la protesta alcanzaban a “algo menos” de 2.000 personas.

Durante la protesta los agentes arrestaron a nueve personas.El primer detenido fue un menor, a quien los agentes arrestaron e al comprobar que llevaba un pasamontañas y, entre sus pertenencias, un petardo de unos quince centímetros, un bote con ácido y una bolsa con piedras y una bandera anarquista.

El cuarto arrestado es un miembro de los Bukaneros, la peña ultra seguidora del Rayo Vallecano.

Antes de la protesta, las Fuerzas de Seguridad habían practicado otras dieciocho detenciones. Once de los arrestados participaban en un encierro en la facultad de Ciencias Políticas de Somosaguas de Madrid y tenían intención de acudir al “asedio” al Congreso, mientras que los otros cuatro –dos con antecedentes y un tercero reclamado judicialmente– fueron arrestados de madrugada y pertenecen a una célula violenta anarquista.

El asedio al Congreso termina con nueve detenidos y varios enfrentamientos