Un punto y poco brillo

|

El Deportivo no supo gestionar un 0-1 anotado en la mitad del primer tiempo y regresa de su visita al campo del colista con un empate. Una igualada justa, además, ya que si bien en los minutos finales los de Víctor pudieron marcar, el cuadro levantinista puso en apuros a los herculinos en no pocas fases del encuentro.
El Depor salió más concentrado que su rival y dispuso del dominio del choque en los primeros compases con jugadas acabadas en lanzamientos de Fede Cartabia. A los 15 minutos a punto estuvo de marcar en propia puerta Feddal al intentar despejar un saque de falta coruñés. El balón se fue al larguero.
El Levante arrinconó a los gallegos en su área hasta que, a los 22 de juego, en una contra, Jonás trazaba un pase vertical para la caída por la banda de Lucas, que entrando por el lateral del área batida con la pierna izquierda a Rubén, anotando su séptimo gol del curso.
El choque se ponía perfecto. Se suponía que una contra del Depor podría cerrar el partido en cualquier momento, pero el Levante pasó de dominado a dominador.
Los de Rubi comenzaron a empujar a los blanquiazules y los metieron en su campo. A la media hora Arribas tenía que mandar el esférico a córner ya que llegaban dos hombres a un remate claro con Lux batido.
En el 38 no subía un tanto local al marcador por fuera de juego. A un minuto del tiempo reglamentario llevaba una nueva opción muy clara para que los valencianos empatasen. El Depor llegaba al descanso con 0-1 pero el partido daba señales distintas al marcador.
En el segundo tiempo los azulgrana volvían a utilizar los mismos argumentos y encerraban al equipo blanquiazul en su campo. En el 47, una salida en falso de Lux daba alas al Levante. En el 50 tres jugadores rivales no llegaban al remate a dos metros del arquero argentino. Un error del meta en un saque de puerta acababa con una amarilla a Borges, una transición rápida del conjunto mediterráneo y una falta en la frontal que no presagiaba nada bueno. Camarasa disparaba, la barrera se abría entre Fayçal y Laure y llegaba el empate.
En el 57 Lux hacía un paradón que evitaba que los coruñeses se pusieran por detrás, parando un disparo a bocajarro a centímetros de su posición. A los pocos segundos llegaba una nueva opción de anotar para los levantinistas. El Depor no se descomponía en la zaga e iba achicando el agua como podía, pero al no atacar, era defender, defender y defender.
Había, no obstante, esperanzas, de que el repertorio de fútbol ágil y directo de los de Víctor apareciese en algún momento. Lo hizo en los últimos minutos del encuentro. En el 79 Lucas tenía una ocasión muy clara pero Navarro le quitaba la pelota cuando estaba a punto de disparar a puerta.
En el 90 el Depor desperdiciaba un ataque que parecía claro, con varios jugadores llegando a la retaguardia local, al elegir mal la ‘penúltima’ opción de pase.
En el 92 un balón de Mosquera encontraba al meta local, bien posicionado, que conseguía enviar la pelota a córner. Con el lanzamiento desde la esquina, favorable al Depor pero despejado por la defensa, se llegaba al final del encuentro.
El cuadro galaico regresa con un ‘puntito’ antes del derbi. Sumar no es malo, pero posiblemente en otras circunstancias, adelantándose 0-1 en el marcador y ante el colista, el Depor hubiera podido controlar el encuentro y traerse los tres puntos.
Pero el rival también juega, y ayer salió a dejarse los cuernos en cada balón. El equipo coruñés no pudo dominar el partido, mandar sobre el rival. Eso sí, un punto es un punto. n

Un punto y poco brillo