EEUU anuncia que un importante cargo del Estado Islámico murió en un bombardeo en Siria

Children play in a damaged school bus in the rebel held besieged town of Jesreen, in the eastern Damascus suburb of Ghouta, Syria March 7, 2016. REUTERS/Bassam Khabieh
|

Abu Omar al Shishani, un alto cargo del Estado Islámico, habría muerto en un bombardeo efectuado el pasado viernes por las fuerzas estadounidenses cerca de la ciudad siria de Al Shadadi.
Esa localidad era el principal objetivo del ataque. Las autoridades militares y de Inteligencia de Estados Unidos están seguras de que fue alcanzado, pero están tratando de confirmar su muerte. Estados Unidos considera a Al Shishani el “ministro de guerra” del Estado Islámico porque es uno de los combatientes más capaces de la organización terrorista. El Departamento de Estado ofrecía por él una recompensa de cinco millones de dólares.
Al Shashini nació en 1986 en Georgia, donde sirvió en una unidad militar de élite. Se cree que en 2014 se unió a los milicianos de negro, que le bautizaron como Omar El Checheno.
Su habilidad en el campo de batalla le habría valido un rápido ascenso hasta el Consejo de la Shura. Al parecer, se encargaba de dirigir una cárcel en Raqqa, capital de facto del Estado Islámico, con rehenes extranjeros. 
Mientras, la coalición militar liderada por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lanzó el lunes 24 ataques contra el Estado Islámico en Irak y Siria.
Según el balance divulgado ayer, la coalición lanzó 17 ataques en Irak, en donde golpeó ocho unidades tácticas, además de dos cuarteles generales y numerosas posiciones de combate. 
Los ataques, que se registraron en las inmediaciones de doce ciudades, también afectaron a varios almacenes de armas y suministros. En Siria, siete ataques cerca de tres ciudades golpearon cuatro unidades tácticas, un artefacto explosivo improvisado en una casa y también una refinería modular de gas y petróleo, entre otros objetivos.  
Por su parte, el Ejército sirio y sus fuerzas aliadas logaron arrebatar a Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, una localidad de la provincia de Aleppo horas después de que el grupo terrorista tomara esa zona, situada al sur de la capital provincial, según las informaciones del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

EEUU anuncia que un importante cargo del Estado Islámico murió en un bombardeo en Siria