La Marea solo registra 14 solicitudes para los 23 puestos que ha sacado a licitación en las plazas municipales

Los locales exteriores del mercado se fueron recuperando hace unos meses | javier albores
|

Los mercados municipales no gozan de una gran salud en los últimos tiempos, especialmente desde el punto de vista de la afluencia de consumidores. Tanto es así que en los últimos años regentar un puesto en estas infraestructuras ha perdido mucho atractivo y en la última licitación de espacios libres en las plazas, que data de finales del pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento ha recibido poco más de la mitad de solicitudes para alquilar los 23 locales ofertados en esta tanda.

El perfil del contratante del Consistorio publicó ayer un acta en el que se recogen 14 solicitudes para los 23 negocios disponibles en las infraestructuras de Elviña, Palavea, San Agustín, Ramón Cabanillas y Eusebio da Guarda (Monte Alto no se incluyó en el proceso pese a tener numerosos locales sin ocupar).
No obstante, ni siquiera así se llenarán 14 espacios dado que hay varias ofertas que se presentan por los mismos puestos, por lo que una vez otorgados los candidatos que queden fuera podrían desistir o esperar a un nuevo proceso de apertura de las concesiones administrativas por parte del Gobierno local de la Marea.

Interés centralizado
De las ofertas, una es para el mercado de Elviña y otra para San Agustín, por lo que el resto se presentaron para instalar negocios en la instalación de Eusebio da Guarda, es decir, en la plaza de Lugo. En este caso hay hasta dos puestos con dos pretendientes, una pescadería y uno adaptado a la venta de distintos artículos, y otro de pescadería con tres interesados en adjudicárselo. Esta demanda centralizada en la infraestructura de Distrito Picasso –siempre teniendo en cuenta que la respuesta general tampoco ha sido muy elevada– sigue la misma evolución que la existente en el resto del sector comercial.

De hecho, los bajos exteriores de la zona peatonal del mercado se fueron llenando en los últimos meses y, al tratarse de un entorno de moda y con grandes cadenas que sirven como polo de atracción, apenas quedan inmuebles disponibles en los alrededores, tal y como vienen advirtiendo desde hace tiempo los profesionales del ámbito inmobiliario. En este contexto, la mesa que se encarga del proceso de concesión acordó admitir a todas las empresas licitadoras en el proceso de estudio, si bien todavía está pendiente abrir los sobres de ofertas técnicas.

A la espera
Pese a ello, seguirán teniendo una buena parte de las tiendas libres en San Agustín y en Ramón Cabanillas en el barrio de Os Mallos, donde el aspecto es cada vez más desolador. Igualmente Monte Alto, al no haberse incluido en el pliego, continuará pendiente de las obras que se habían anunciado para cambiar de aspecto la zona y dar valor a la instalación.

El caso de Elviña es distinto puesto que solo se ofrecían dos establecimientos, de los que uno de ellos tiene demanda, y el resto de la plaza de abastos puede presumir de una buena ocupación, algo que ocurre igualmente en As Conchiñas que está en manos de una empresa externa.
Al margen de todo este intento de devolver algo de vida a los principales mercados municipales, el de Santa Lucía (que hasta hace algún tiempo estaba gestionado por la misma empresa que el de As Conchiñas), continúa pendiente de si se regulariza la situación de los comerciantes, que hoy no son concesionarios del Ayuntamiento, y de si se hacen las obras para la reforma e instalación del centro de salud.

La Marea solo registra 14 solicitudes para los 23 puestos que ha sacado a licitación en las plazas municipales