La Xunta prevé abrir al tráfico la variante de Marín en el mes de julio

|

La variante de la PO-546, entre O Regueiriño y la PO-11, en Pontevedra, podrá abrirse al tráfico este mes de julio si las condiciones climatológicas permiten continuar el ritmo actual de las obras, que ya están ejecutadas al 80 por ciento.

Según informa la Xunta de Galicia en un comunicado, la inversión realizada en esta infraestructura, conocida como la variante de Marín, es de 37 millones de euros. La obra, de 4,3 kilómetros, incluye un enlace con la PO-11 y la PO-12, que remodela el existente en Mollabao de estas dos carreteras.

Para la ejecución de este nudo de Mollabao será preciso, a partir del martes, 10 de abril, que entren en funcionamiento los desvíos que afectarán a estas dos carreteras y a los tráficos de la AP-9 en dirección Pontevedra y Marín.

La duración de los desvíos se prolongará durante siete semanas. El tráfico procedente de la AP-9 y PO-11 en dirección Marín se canalizará hacia Pontevedra por el ramal actual pudiendo cambiar de sentido en la glorieta de Malvar.

El tráfico procedente de Pontevedra con la salida de la ciudad hacia la AP-9 y PO-10 se canalizará rumbo Marín y tendrá que cambiar de sentido en la Glorieta de Placeres, como opción más rápida.

La circulación que proceda de Marín con salida de la ciudad en dirección Pontevedra podrá ir a través de la actual PO-546 o por el nuevo ramal de la variante de Marín.

La Xunta prevé abrir al tráfico la variante de Marín en el mes de julio