Herido grave un indigente al arder la casa en la que vivía de “okupa”

los bomberos atendieron una falsa alarma en orillamar patricia g. fraga
|

Un joven indigente de 31 años sufrió ayer quemaduras de gravedad tras declararse un incendio en la vivienda del barrio de Monte Alto en la que residía como “okupa”. La Policía Local dejó acordonada la zona ante el aviso de los bomberos de que existe riesgo de derrumbe de la estructura del inmueble.

En torno a las 5.10 de la madrugada de ayer recibió el primer aviso del incendio una patrulla de la Policía Local que acudió a la calle de la Rioja, en Monte Alto, para comprobar que la denuncia era cierta. Una vez allí, los agentes constataron que la vivienda, de planta baja y “en estado de semiabandono”, estaba en llamas por lo que se pusieron en contacto con la central de los bomberos.

Tras inspeccionar bien la zona, la policía descubrió que había una persona que pedía auxilio desde el interior de la casa. La puerta de la vivienda estaba reforzada con cadenas por lo que se vieron obligados a romper una ventana para sacar a la víctima.

 

despertó al notar el fuego

Una vez fuera, el joven indigente, Hicham B. de 31 años y nacido en Tánger (Marruecos), explicó que el fuego se inició al propagarse la llama de una vela que encendió antes de quedarse dormido. Fue al notar como se le quemaba el brazo cuando se despertó.

Según fuentes policiales y del cuerpo antiincendios, el hombre tuvo que ser trasladado por efectivos del 061 al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) debido a graves quemaduras en la extremidad superior izquierda.

Los bomberos terminaron el servicio en torno a las 6.25 horas, tras dar por sofocado el incendio. Aún así instaron a los agentes a precintar la zona ante el riesgo de derrumbe de la vivienda, cuya estructura quedó muy dañada tras el suceso.

Por otra parte, una dotación del cuerpo tuvo que acudir ayer en torno a las 13.40 horas a la calle Orillamar por un aviso de un escape de gas en un negocio de la zona tras advertir un particular de un fuerte olor “que ya pasó más veces”.

Tras llegar al lugar, los efectivos comprobaron que se trataba de una falsa alarma. Fue un depósito situado en la parte alta de una vivienda y en desuso desde hace años el que provocó el olor al haberse pudrido.

 

Herido grave un indigente al arder la casa en la que vivía de “okupa”