El jienense de 86 años Juan Molina es el primer usuario del área sanitaria coruñesa en recibir la vacuna

El primer vacunado de A Coruña, Juan Molina, acompañado del personal de Bellolar y del Sergas | Quintana
|

El nefasto 2020 encaraba su final sin ningún resquicio para la esperanza, pero en estos últimos días se comienza a vislumbrar cierta luz al final del túnel con las primeras vacunas contra el coronavirus. Ayer le tocó el turno al área sanitaria de A Coruña, donde se pudieron distribuir dosis entre los residentes y trabajadores del centro Bellolar y el Sergas ya prevé distribuir 2.000 dosis más en siete residencias del área entre hoy y mañana.

Un entusiasmado Juan Molina, de 86 años y natural de Úbeda (Jáen), fue la primera persona en recibir esta ansiada vacuna contra el Covid-19. Molina mostraba su felicidad tras vacunarse “porque esto (el virus) es un peligro para nosotros” y trataba de contagiar su optimismo animando a seguir luchando contra el coronavirus “mientras podamos”.

Además, Molina animaba al resto de ciudadanos a que, en cuanto tengan la ocasión, no duden en vacunarse ellos también, para tratar de poner punto y final a “este virus malo”.

Tras recibir su dosis, Molina también recordaba emocionado a uno de sus mejores amigos, que falleció precisamente a causa del Covid y que también residía en Bellolar.

Cifras
En total, en la jornada de ayer fueron vacunados todos los miembros que conforman el complejo residencial de Bellolar, siendo el primer centro del área sanitaria en conseguirlo.

Fueron en total 24 usuarios y 18 trabajadores los que pudieron recibir su primera dosis de esta vacuna, logrando, por fin, un cierto grado de tranquilidad.

Esta sensación es la que se pretende trasladar entre las jornadas de hoy y de mañana a otras siete residencias de la comarca, tal y como explicaba el gerente del área sanitaria de A Coruña y Cee, Luis Verde. Será gracias a la nueva remesa de 2.000 dosis que tenía prevista su llegada en la tarde de ayer.

Con esta remesa se cubrirá, aproximadamente, algo menos de un tercio del tejido residencial de todo el área, que engloba a un total de 4.000 usuarios y 3.000 empleados. 

Para llevar a cabo esta campaña de vacunación, el Sergas cuenta, solo en esta zona, con 33 voluntarios para poner las dosis, divididos en 16 equipos, a los que habría que sumar a todo el personal de logística y soporte, además de los empleados de los propios centros, que también ofrecen su ayuda a los profesionales sanitarios que participan en esta campaña mundial, que el propio Verde etiquetaba ayer como histórica, al no verse nunca una de proporciones similares.

Personal
Tras distribuir las primeras dosis, la médico de Bellolar María José Rey trasladaba su “admiración por nuestros mayores” por soportar estas situaciones de aislamiento y confinamiento lejos de los suyos. 

Por su parte, la directora del complejo residencial, Inés Sande, afirmaba, sobre la vacunación de todos los residentes y del personal, que “aún no nos lo creemos porque no contábamos con acabar este 2020 con la vacuna, es la lotería que no nos tocó el 22”.

“Hoy es el primer día, el primer pasito para finalizar con esta pandemia que tan fuerte ha golpeado, sobre todo al sector de las residencias sociosanitarias”, indicaba Daniel Viejo, uno de los más de 30 voluntarios del Sergas para esta campaña.

El gerente del área, Luis Verde, recalcaba, precisamente, la necesidad de todas las personas que trabajan en el entorno de este tipo de residencias. Alababa también el trabajo que harán los voluntarios durante los próximos meses. Al respecto de los empleados, también elogiaba su labor Rey, quien destacaba que en los últimos meses han renunciado a sus vacaciones.

El jienense de 86 años Juan Molina es el primer usuario del área sanitaria coruñesa en recibir la vacuna