La ejecución del número dos del régimen norcoreano desata los temores de inestabilidad en el país

Jang Song Thaek asistió el jueves a su juicio en Pyongyang EFE/Rodong Sinmun
|

La ejecución anunciada ayer de Jang Song Thaek, tío del líder norcoreano y considerado número dos del régimen, ha despertado temores a que el país comunista entre en un período de inestabilidad y lleve a cabo nuevas provocaciones.
Tras el veredicto de pena de muerte emitido por un tribunal militar, Jang fue ajusticiado el jueves, informaron los medios de comunicación oficialistas norcoreanos, que dedicaron al político desde todo tipo de acusaciones e insultos hasta una humillante fotografía camino del patíbulo. El ajusticiamiento de Jang ha desatado la preocupación a que se genere un clima de inestabilidad en el seno del régimen más opaco del planeta, donde cada movimiento está imbuido de un alto secretismo.
En Corea del Sur, el Gobierno se apresuró a expresar su “gran preocupación por lo sucedido” y aseguró que está “preparado para todas las posibilidades”, en referencia al hipotético caso de una acción militar del país vecino o cualquier suceso que pueda causar tensión.
Mientras algunos observadores hablan de una hipotética lucha de poder en el Estado, otros creen que a Kim Jong Un solo le queda eliminar al resto de la facción minoritaria de Jang en una “sangrienta purga” que continuaría en las próximas semanas o meses. Otra incógnita que ha surgido es si las relaciones de Corea del Norte con China, país del que depende económicamente, se verán deterioradas, ya que Jang era uno de los principales promotores de los acuerdos comerciales con el único socio importante de Pyongyang.
Mientras, el español Alejandro Cao de Benós, delegado especial del norcoreano Comité de Relaciones Culturales con el Extranjero, dijo ayer que la ejecución de Thaek es una “advertencia a cualquiera” que intente destruir al Gobierno de Pyongyang. “El robo de millones de euros, el intento de golpe de estado, la hiperdevaluación de la moneda y el intento de divisionismo entre Ejército y Gobierno es probablemente la traición más grave en la historia del país”, añadió.

La ejecución del número dos del régimen norcoreano desata los temores de inestabilidad en el país