El Real Madrid, campeón en casa del eterno rival

GRAF2458. BARCELONA, 21/06/2019.- El pivot mexicano del Real Madrid Gustavo Ayón (c) entra a canasta ante varios rivales del Barcelona Lassa durante el cuarto partido del playoff de la final de la Liga Endesa de baloncesto que se disputa esta noche

El Real Madrid se proclamó campeón de la Liga ACB tras derrotar al Barcelona en el Palau Blaugrana con una inusitada solvencia. Se trata del 35º título nacional para el equipo blanco,
cuarto en los últimos cinco años, mientras que el Barça no levanta el trofeo desde 2014.


El partido comenzó con igualdad, como se esperaba, y con el Real Madrid mejorando de manera notoria en la asignatura del rebote con respecto al tercer envite. El Barcelona, con Pau Ribas en pista (ni un minuto el miércoles con declaraciones de Pesic diciendo que era el mejor físicamente, sin jugar ni unos segundos), se mostró efectivo por momentos pero tuvo lagunas que aprovecharon los blancos para mantener la igualdad en el marcador, siempre con la balanza algo inclinada hacia su plato.


El primer cuarto finalizó igual que el intermedio, tres arriba para los de Pablo Laso, que parecían cometer menos errores que los que le condenaron a no finiquitar a mitad de semana el título liguero.


Aunque el choque había comenzado con buen ritmo de juego y anotador, los encontronazos en pista –esperados– aparecieron casi con el comienzo del segundo cuarto y Pesic frenó la intensidad con un tiempo muerto tras un triple de Thompkins. Como si todo fuese causa efecto también bajó de manera notable el ritmo anotador.


El Barcelona mantenía más efectividad en los tiros de dos, mientras que el Madrid sumaba cinco rebotes más que los catalanes, cuatro de ellos defensivos. Los blancos se aplicaban en su zona y, además, también asistían más que el Barcelona cuando se llegaba al descanso en el Palau.


El tercer cuarto comenzó con un claro despegue del Real Madrid, más acertado en todas las facetas del juego, y se puso nueve arriba en un inicio fulgurante. Reaccionaron los azulgrana con un parcial de 7-0, en el que brilló Pangos con un triple y una acción al contragolpe. Laso intentó cortar la sangría con un tiempo muerto y la pizarra surtió efecto con una bandeja y un triple de Causeur. La falta de acierto marcó los instantes finales del tercer cuarto, que se volvió a inclinar hacia el bando blanco, ocho puntos en el último parcial.


No le hizo falta a Pablo Laso la presencia de Sergio Llull ni Rudy Fernández, cargados de faltas, ante la inoperancia ofensiva de un Barcelona desdibujado. El Madrid, campeón por derecho propio.

El Real Madrid, campeón en casa del eterno rival

Te puede interesar