El Fabril busca encarrilar el ansiado ascenso a Segunda B

|

El ascenso a Segunda B no es una misión. Es una obsesión. El Fabril no pisa la categoría de bronce desde hace seis años. En cinco temporadas ha perdido tres fases, las dos últimas consecutivas. Hoy arranca la eliminatoria de campeones en Extremadura, ante el Cacereño. ¿La tercera será la vencida?


El club no ha escatimado en esfuerzos, la planificación de la temporada ha ido enfocada a este momento. Y por fin ha llegado. Ya no importan las críticas a la dirección deportiva o al cuerpo técnico. Tampoco la escasez de verdaderos canteranos en la plantilla. El ascenso es ahora la única preocupación. El fin justifica los medios. O eso dicen.

De Segunda División B sabe un rato el Cacereño. Jugó siete temporadas consecutivas en la categoría de bronce hasta su descenso, el año pasado. En una temporada magnífica se ha propuesto volver a su sitio. Campeón extremeño por delante del Badajoz, espera hoy al Fabril.

Es una eliminatoria sin un claro favorito. El Cacereño tiene a su favor la veteranía y la historia reciente. El Fabril cuenta con uno de los presupuestos más elevados de Tercera y el potencial y el hambre de una plantilla joven. Y el partido de vuelta en casa, claro, en Riazor. Pero esa será otra historia.

El Príncipe Felipe acoge hoy el primer ‘round’. Chocarán dos estilos diferentes. El Cacereño es un equipo que asume pocos riesgos defensivos (solo ha encajado 16 goles) y en ataque es muy directo. El Fabril cocina a fuego lento y en defensa es donde más ha sufrido durante la temporada. En su contra juega la incógnita del césped. Los antecedentes dicen que no estará en buenas condiciones. Además, anoche se celebró un concierto de los ‘Hombres G’ en el mismo estadio, aunque jugadores y aficionados locales defendieron en redes sociales que el escenario y el público no pisarían el terreno de juego.

Bajas sensibles
Tanto el Fabril como el Cacereño afrontan el partido con una ausencia importante. Los locales están pendientes del delantero Kevin Levis. Máximo goleador del equippo con 18 goles, no se entrenó en toda la semana debido a unas molestias físicas y está prácticamente descartado.

“Ojalá pueda llegar, pero lo veo muy difícil. Es una pena porque es un jugador importante”, declaró Adolfo Muñoz, técnico del Cacereño en rueda de prensa. El lateral derecho Carlos García y el extremo Martins, tocados, son duda.

El Fabril ha viajado con 16 jugadores, entre los que no se encuentra Álvaro Queijeiro. Uno de los capitanes y cerebro blanquiazul, sigue recuperándose de una fisura en una clavícula. Carlos López parece el más indicado para ocupar su lugar en el doble pivote.

El Fabril busca encarrilar el ansiado ascenso a Segunda B