Reportaje | El arte de encerrar la esencia en muñecas rusas ataviadas con historia

El Ideal Gallego-2017-11-07-036-92362ef0
|

Porque se cumplen cien años desde que estalló la revolución allí donde la estepa es un manto de peluche, la vieja Rusia, las Bibliotecas Municipales llevan celebrando la efeméride en conferencias y películas que constatan lo que significó todo aquello para el resto del mundo, transformando su vida social, cultural y política. 
Es por eso que los dos grandes focos de 1917 son aún hoy objeto de estudio por parte de historiadores que sitúan el fenómeno en su contexto y el actual. Para hacer del aniversario un acercamiento al país ruso, el Fórum se lo pone en bandeja a los más pequeños con un taller mañana a las 18.00 horas para el que está completo el cupo de participantes, que construirán matrioskas y aprenderán que el origen de tan bonito souvenir procede de las manos de un carpintero, que talló la madera y le dio forma de mujer. 
Entonces, le preguntó si era feliz. Cuenta la encargada de la actividad, Irene San Juan, que ella le contestó que lo estaría más de tener hijos cerca, así que se le ocurrió darle descendencia e introducir las criaturas una dentro de otra. La ilustradora pensó con el centro en fabricar estas muñecas por la pequeñez de las figuras y sus colores y también por los detalles de la ropa, los estampados: “Hay una serie de referentes como Kandinski, de fuertes tonalidades y alegres” que encajan como un guante a la hora de enseñar a los niños: “Es un juguete que también gusta a los mayores, artesanal, sé que en mi sector hay mucho de digital, pero se sigue haciendo artesanalmente”. 
Así, los artistas en potencia harán una especie de mariquitas en 2D. Cada uno elegirá un modelo, que responderá a un punto geográfico. Con líneas negras alrededor o vestidas con el traje regional, el caso es que pintándolas y haciéndolas suyas, sabrán algo más de los vecinos rusos. 
Además, el 27, el experto Carlos Barros dará una charla a las 19.00 horas, en la que hablará de la supervivencia de las premisas de este momento tan importante del siglo XX. Si el curioso quiere ir más allá, el edificio del Parque Europa selecciona documental relacionado con este hecho, dividido en dos. Por una parte, uno puede centrarse en la historia de la revolución y los acontecimientos que la desencadenaron como “La revolución rusa contada para escépticos”, de Juan Eslava, y por otra, tienen la opción de empaparse de manifestaciones artísticas rusas como “Mi vida”, de Marc Chagall para seguir nutriéndose de Rusia con los filmes “Iván el Terrible” o “Nicolás y Alejandra”. Hasta diciembre, los coruñeses están más cerca de Rusia. De su historia y personajes. l

Reportaje | El arte de encerrar la esencia en muñecas rusas ataviadas con historia