Las filtraciones sobre El Vaticano revelan el desvío de fondos para la caridad hacia pisos de lujo

Pope Francis waves as he arrives surrounded by security, to lead the weekly audience in Saint Peter's Square at the Vatican, November 4, 2015. REUTERS/Alessandro Bianchi
|

Conversaciones privadas del papa Francisco, informes sobre la economía y activos inmobiliarios del Estado Vaticano y presuntos casos de desvío de fondos destinados a la caridad constituyen principalmente la información sustraída de la Santa Sede por el sacerdote Luis Ángel Vallejo, y filtrada a los medios de comunicación, entre ellos a los dos periodistas italianos que publicarán hoy sendos libros: “Avarizzia” de Emiliano Fittipaldi y “Via Crucis” Gianluigi Nuzzi.
Los periódicos italianos adelantan parte del contenido de ambos libros figuran informes económicos de las empresas que auditaron las cuentas de las instituciones papales como parte del proceso de saneamiento de sus cuentas que está llevando a cabo la Iglesia y valoraciones de los activos inmobiliarios de 26 instituciones dependientes de la Santa Sede, cuyo valor se calcula en torno a los 4.000 millones de euros, según un documento dirigido al director de la Secretaría para la Economía del Estado Pontificio, George Pell.

Ocultaciones de entes
Los documentos filtrados hacen referencia también a supuestas desviaciones u ocultación de fondos de instituciones como el Óbolo de San Pedro, la Fundación del Hospital Niño Jesús de Roma u otras instituciones dedicadas teóricamente a la caridad para otras finalidades, entre las que destacan gastos “corrientes y extraordinarios” de los dicasterios vaticanos (el equivalente a los ministerios de otros Estados) y de otras instituciones.
Uno de los casos que recogen las filtraciones del sacerdote español es el de la reforma de la residencia del cardenal Tarsicio Bertone, el Palazzo San Carlo, cuyo coste fue de 200.000 euros y que fue cargado a la Fundación del Hospital Niño Jesús.
El secretario para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado vaticana, Giovanni Angelo Becciu, aseguró en su cuenta de Twitter que el papa Francisco está “sereno” y en disposición de “seguir adelante” con el proyecto de reforma de la curia, en particular en lo referente a las cuestiones económicas. “Acabo de ver al papa. Sus palabras textuales: Sigamos adelante con serenidad y determinación”. En todo caso, el secretario de la Conferencia Episcopal italiana, el obispo Nunzio Galantino, definió el caso como “un ataque a la Iglesia”. 

Las filtraciones sobre El Vaticano revelan el desvío de fondos para la caridad hacia pisos de lujo