La reina y sus hijas acuden al club náutico de Palma a ver a Felipe VI tras la regata final

El rey Felipe VI, junto a la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía | Ballesteros (efe)
|

La reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, acudieron ayer al Real Club Náutico de Palma (RCNP) para encontrarse con Felipe VI poco después de que el “Aifos 500”, con el que compitió en la Copa del Rey Mapfre de vela, terminase la sexta y última regata.
El rey esperó a doña Letizia y a sus hijas en la cubierta del “Aifos 500” para que saludaran a la tripulación del barco de la Armada Española, que quedó sexto en la clasificación final de la categoría Swan 50. La reina y sus hijas, que no acudían al Club Náutico de Palma desde agosto de 2015, llegaron en coche a las proximidades del edificio y los últimos cien metros los recorrieron a pie en medio de un intenso calor para que los medios gráficos pudieran tomar imágenes.
A continuación, se dirigieron al pantalán, donde ya estaba el “Aifos 500” desde hacía unos diez minutos, y don Felipe las ayudó a cruzar la pasarela para subir al velero. Primero cruzó la princesa de Asturias, luego su hermana y por último lo hizo la reina, y Felipe VI les dio un beso.

Presentación
El rey les presentó a la decena de miembros del equipo, encabezado por el patrón, el almirante Jaime Rodríguez Toubes, y del que forma parte una mujer.
La princesa y la infanta, que al igual que la reina iban con ropa veraniega, entraron al compartimento del velero para que don Felipe les explicara algunos de los detalles de la embarcación. Tras posar ante los fotógrafos y despedirse de la tripulación, los reyes y sus hijas abandonaron el barco y se dirigieron a la cafetería del Club Náutico para tomar un refrigerio. 
En un ambiente distendido, los cuatro se sentaron en una de las mesas y estuvieron charlando con algunos participantes de la Copa y haciéndose fotos. Doña Letizia tuvo que abanicarse por el calor. La visita se prolongó durante una media hora, tras la cual, los reyes, la princesa y la infanta se marcharon en el vehículo que conducía él.
La última vez en que doña Letizia y sus hijas estuvieron en el Club Náutico palmesano fue en agosto de 2015, también en el último día de competición de la Copa. En aquella ocasión, los reyes, la princesa de Asturias y su hermana llegaron juntos en coche antes del comienzo de la regata, y, antes de zarpar, don Felipe subió con sus hijas a la cubierta del Aifos para explicarles cómo era el barco por dentro.
Antes de que llegara su familia, el jefe del Estado fue al muelle donde estaba el “Earlybird”, el barco alemán ganador de la categoría en la que ha competido el “Aifos 500”, para darles la enhorabuena por la victoria. l

La reina y sus hijas acuden al club náutico de Palma a ver a Felipe VI tras la regata final