Al menos 13 estudiantes mueren en un accidente de autocar en Tarragona

|

Un accidente de autocar que tuvo lugar ayer en Freginals (Tarragona) se cobró la vida de 13 estudiantes, todas chicas. En el autocar viajaban 61 personas (incluido el conductor), y dos en el vehículo que chocó con el autocar: de estas 63 personas implicadas en total, murieron 13. 
Los viajeros del autocar eran fundamentalmente estudiantes universitarios de Erasmus de diversas nacionalidades: Hungría, Alemania, Suecia, Noruega, Suiza, República Checa, el Reino Unido, Italia, Perú, Bulgaria, Polonia, Irlanda, Japón, Ucrania, Holanda, Bélgica, Francia, Palestina, Turquía y Grecia.
El accidente se dio en una recta, y viendo el rastro que dejaron las ruedas, parece que el autocar se desplazó hacia la derecha y de repente se hizo un volantazo que le hizo desviarse al otro lado de la autopista, donde chocó con un coche. El conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, explicó que no se sabía si la causa es mecánica o humana, y que el conductor –herido no grave– estaba en la comisaría de Mossos d’Esquadra pendiente de prestar declaración.
La documentación del conductor y el tacógrafo del autocar estaban en regla, por lo que parece que se respetaron los tiempos de descanso marcados para la conducción.
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo que el accidente puede deberse a un factor humano: “Parecería ser que se trataría de una causa humana más que técnica”.
Fernández trasladó un mensaje de apoyo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tanto a Jané como al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
El ministro pidió prudencia al conducir porque quien circula puede dañarse a sí mismo, pero también a los demás: “Al ponernos en la carretera ponemos en riesgo la vida de otras personas”.
El conseller Jordi Jané explicó que hubo 63 personas implicadas en el accidente: 13 muertos y 50 heridos, de los que 28 seguían al cierre de esta edición en centros médicos y 22 habían recibido el alta médica –uno de ellos, el conductor del autocar–.
Entre personas que salieron ilesas o que ya habían sido ayer dadas de alta había 26.
Fernández Díaz dijo que entre las víctimas hay personas de diversas nacionalidades, de dentro y fuera de la Unión Europea, pero también españoles.
El ministro aseguró que se trabaja para que la repatriación de cadáveres de extranjeros sea lo más rápida posible, en coordinación con sus familiares.
La envergadura del accidente hizo activar el protocolo judicial de grandes catástrofes, por lo que el juzgado que investiga tiene a su disposición todos los recursos disponibles –con independencia del juzgado al que estén adscritos–, además de la colaboración de los partidos judiciales más próximos si hace falta.
Un portavoz de la empresa de autocares aseguró que el autocar estaba “prácticamente nuevo”.
Los propietarios de la empresa se desplazaron a Tortosa (Tarragona) para seguir la atención a las víctimas, y están en contacto permanente con las administraciones que trabajan sobre el accidente. 
Además, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dijo que entre los heridos del accidente que seguían ingresados había un caso al menos que preocupaba especialmente porque puede morir.
Sobre las causas del accidente, insistió en la prudencia hasta que se pueda comprobar, pero consideró muy difícil que pueda deberse a una causa mecánica ni situación de la carretera.
“Parece evidente”, según el presidente del Govern, porque el siniestro ocurrió en una recta, con poco tráfico y condiciones meteorológicas no malas.
Puigdemont recordó que Cataluña guardará dos días de luto por las víctimas y que la sociedad “se ha levantado consternada” este domingo.

Al menos 13 estudiantes mueren en un accidente de autocar en Tarragona