Los líderes de la UE prometen unidad para recuperar el apoyo de los ciudadanos al proyecto europeo

La canciller alemana, Angela Merkel, en Bratislava Yves Herman
|

c
También se marcaron como reto comunicar mejor y hacer más visibles sus políticas, para ofrecer a los europeos una “visión atractiva” de una Unión en la que se pueda “confiar y apoyar”, según la declaración con la que concluyó la cumbre informal de Bratislava.
El avance de los populismos y nacionalismos preocupa a los líderes, que no quieren ver cómo el desapego que dio el triunfo al Brexit se extiende a otros socios. De hecho, los líderes evitaron tratar la salida del Reino Unido y centraron sus discusiones en su futuro a 27, repitiendo así el mensaje a Londres de que no habrá ninguna negociación o diálogo mientras no active formalmente el proceso de divorcio.
“Nos hemos puesto de acuerdo en poner todo el esfuerzo de Europa para ocuparnos de las cosas que preocupan a la gente. La gente quiere seguridad y eso es lo que demandan a sus gobernantes”, declaró el presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy.
Con más contundencia se expresó la canciller alemana, Angela Merkel, quien en una comparecencia junto al presidente francés, François Hollande, dijo que el objetivo es “parar la inmigración ilegal” o, “al menos, reducirla significativamente”.
El impulso franco-alemán a una Defensa europea se abordó también en la reunión, aunque no en detalle, y contó con apoyos como el del presidente Rajoy, que opinó que la UE debe tener “más fortaleza y más capacidades” para poder “intervenir como las grandes potencias” en conflictos que le afectan directamente, como los casos libio o sirio. Hollande también incidió en el riesgo de los populistas que “desafían” a Europa, porque van en contra de los valores y del modelo de sociedad que defiende la Unión. Se trata de movimientos que se han “aprovechado” de las crisis económica y de migración para “destacar únicamente las carencias” de la UE y “ocultar sus muchas virtudes”, dijo Rajoy.
“Estamos de acuerdo en que nunca más permitiremos que vuelvan los flujos migratorios sin control” del pasado año, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en referencia a uno de los compromisos clave de la nueva hoja de ruta.
Estamos determinados a “corregir los errores pasados” y buscar “soluciones comunes”, añadió Tusk, quien confía en que en los próximos seis meses se cumpla la ruta marcada y se dé por concluido el protocolo en marzo, cuando los estados miembros celebren en Roma los 60 años del proyecto europeo.

Los líderes de la UE prometen unidad para recuperar el apoyo de los ciudadanos al proyecto europeo