La hermana del acuchillado en Pontedeume afirma que se podía haber salvado

08 abril 2014 A Coruña.- El acusado de matar en Pontedeume a un menor declara que trataba de defenderse El matrimonio se enfrenta a una petición de pena de veinte años de prisión
|


La hermana mayor del joven acuchillado en Pontedeume el 10 de julio de 2011 tras ser sorprendido en una vivienda ajena, Rocío Sánchez, ha afirmado hoy que este se podía haber salvado si "hubieran llamado a Emergencias".

La mayor de las tres hermanas que tenía Fernando S.G. ha declarado a los informadores en la tercera jornada del juicio sobre la muerte del joven que, en su familia, están "mucho más tranquilos" ahora que "se están exponiendo las dos partes".
"Se esta escuchando la voz de mi hermano. Hasta ahora solo teníamos una versión, era la palabra de ellos contra alguien que no tenía voz, ahora (a su hermano) se la damos nosotros", ha subrayado.
Ha lamentado que, "por desgracia", nunca se sabrá qué hacía en aquella casa de Pontedeume la noche en que falleció, donde "nadie sabe cómo entró" y qué motivos lo llevaron a acabar en ese lugar.
"Espero que se haga justicia a un niño muy bueno, yo no entiendo por qué estaba allí. Ayer dije en el juicio que desprendía bondad, estaba pendiente de todo el mundo, era un niño normal y corriente que siempre contaba chistes para que todo el mundo estuviera bien", ha indicado.
Según la hermana del joven, el matrimonio encausado "no está diciendo la verdad" y "en algún momento la tendrán que decir", en un caso en el que "hay cosas poco normales", como que los procesados hayan avisado a su yerno, agente de la Guardia Civil de tráfico, en lugar de a los servicios de Emergencia.
"Hay cosas que no están diciendo y que no vamos a saber, se lo han callado", ha argumentado antes de hacer referencia a la búsqueda del cuerpo por parte del yerno, que no reclamó los servicios de sus compañeros hasta pasados unos instantes, según su versión.
Lo que más pena le da, ha dicho, es que se haya perdido la vida de su hermano pequeño por la tardanza en avisar al 112, una llamada que considera muy sencilla.
"Se podía haber salvado si hubieran llamado a Emergencias, no lo hicieron y se murió desangrado detrás de un muro", ha concluido antes de empezar la tercera sesión del juicio.
Fernando S.G. fue hallado en torno a las 2.30 horas de la madrugada en el interior de un domicilio en Pontedeume, donde el procesado J.A.F.C., entonces de 66 años, y su esposa también procesada M.C.F.G, de 65, acabaron presuntamente con su vida.

Ambos son juzgados desde el lunes en la Audiencia Provincial de A Coruña por un presunto delito de asesinato, pues la mujer facilitó un cuchillo a su marido que este clavó al joven, que falleció desangrado, por lo que las acusaciones solicitan veinte años de prisión y la Fiscalía y la defensa la absolución por las eximentes de miedo insuperable y defensa propia.
 

 

La hermana del acuchillado en Pontedeume afirma que se podía haber salvado