Los huevos de Pascua, otra “pasión” de Semana Santa

El Ideal Gallego-2014-04-20-010-7b87937b
|

Los escaparates de todas las confiterías de la ciudad presentan un colorido distinto por los envoltorios de los Huevos de Pascua. En todo el mundo se venderán estos días miles de figuras de chocolate con motivo del Domingo de Resurrección. Tan clásicas como las procesiones y bastantes más golosas que los potajes de vigilia, son el principal reclamo gastronómica de la Semana Santa. Casi una necesidad en la mesa familiar después de la Cuaresma.
El huevo de chocolate tiene más de un siglo de vida y, aunque se han hecho algunas concesiones a la modernidad, los pasteleros locales aseguran que, en cuestiones como esta, los coruñeses son “bastante tradicionales” y, aunque en la sorpresa interior prefieran elegir y se inclinen por Bob Esponja,  Pocoyó o Pepa Pig, para el exterior quieren “el huevo de toda la vida”, explica una de las responsables de la confitería La Coruña, en la calle de San Andrés.

Receta Tradicional
En este establecimiento trabajan con la misma receta desde hace casi treinta años, la que “hacíamos ya en el local de Los Cantones”. Esta, según dicen, sería la clave del éxito de los huevos que venden en las confiterías tradicionales, “pues este chocolate no tiene nada que ver con otros, y es bastante más sano que el de los productos industriales”, precisan desde La Coruña.
En cuanto a los precios, la oferta es también variada: desde 1,90 euros, que cuesta el más pequeños, hasta los 28 de la “casita grande”, enorme pero bastante más pequeña que la del bosque de Hansel y Gretel.
Pocos son los padrinos que se pueden resistir a las peticiones de los más pequeños de la casa y, en este sentido, la crisis apenas se nota en jornadas como el Domingo de Pascua.
Los roscones siguen siendo los “número uno”, pero seguidos de cerca por los huevos y, desde hace algún tiempo, también por las monas, todo un símbolo en Cataluña. n

Los huevos de Pascua, otra “pasión” de Semana Santa