La demanda de pisos de protección de la Xunta cayó un 42% desde 2013

23 enero 2012 A Coruña.- Promoción de viviendas de protección autonómica en el barrio de Novo Mesoiro
|

Los coruñeses ya no solicitan pisos al Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS). Si hasta hace unos años la demanda crecía y crecía, en el último año y medio el número de personas registradas que gestiona el departamento de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas ha caído un 42% en A Coruña. La crisis, que ha provocado que mucha gente no cuente con el presupuesto para una hipotética compra, y la falta de interés de las personas que estaban inscritas en el listado son algunas de las causas que están detrás de este cambio de tendencia.
En la actualidad tan solo 2.001 coruñeses buscan vivienda en propiedad a través del registro de demandantes de la Xunta. A esta cifra se sumarían otros 589 vecinos pendientes de una resolución dentro del Plan Aluga, de alquiler de propiedades.
La lectura es muy diferente a la de principios del año pasado, cuando las cifras ascendían a 3.422 solicitantes. En total se ha caído un 42% con respecto a las estadísticas que se publicaban en 2013. Pese a esa modificación de los patrones, A Coruña todavía centraliza el 41% de las peticiones de toda la provincia, puesto que el informe indica que en Santiago y Ferrol el interés es mucho menor.
Probablemente porque también manejan un volumen de población mucho menor.
A nivel autonómico, el volumen de aspirantes equivale al 13% mientras, que el año pasado llegaba al 17%.

alquiler por goleada
En todo caso, el análisis de los números indica que la ciudadanía prefiere ahora el alquiler muy por encima de la compra. En el apartado de Vivenda de Protección Oficial de Promoción Pública, el objetivo de arrendar (1.016 personas) es muy superior al de adquirir (190) cuando hasta hace poco ocurría lo contrario.
Además, al alquiler se suman los 357 solicitantes que buscan alquiler con derecho a compra en un futuro.
Tan solo en lo relativo a la Vivenda de Promoción Privada de Réxime Xeral el interés por hipotecarse es notablemente superior al de ser arrendatario.

todo dificultades
Las bajadas pueden tener muchas posibles explicaciones, la más básica es que en la localidad y su entorno los sorteos de hogares están prácticamente paralizados. No había un gran stock de edificios dedicados a estos usos y durante la crisis no se continúo con la construcción en las parcelas reservadas a tales efectos.
Prueba de ello es, sin más, un solar en Novo Mesoiro que está pegado a otro edificio de Protección Autonómica al que aún no se le ha dado salida al completo.
Quizá la supresión de las ayudas que la Administración aportaba al pago de las hipotecas para las ofertas que engloba el registro también ha minado la confianza de los compradores. La crisis, aparejada a la falta de ahorros y de crédito, es otra de las causas de la gran bajada.
Pero hay un dato clave que mucha gente desconoce y que, en parte, está detrás de la regresión de las inscripciones: los expedientes vencen cada tres años y aquellas personas que no renuevan oficialmente su interés pierden su plaza. Son muchos los casos de esta índole dado que durante el tiempo de espera las circunstancias de los solicitantes han cambiado. n

La demanda de pisos de protección de la Xunta cayó un 42% desde 2013