Cáritas alerta sobre el fracaso escolar impulsado por la situación de pobreza

QUINTANA. ACUERDO ENTRE CÁRITAS Y FUNDACIÓN BARRIÉ
|

La Fundación Barrié y las cinco Cáritas Diocesanas de Galicia renovaron ayer su convenio de colaboración para los programas de atención a personas en riesgo de exclusión social. El programa de este año irá dirigido a blindar los estudios de los niños, pues la entidad solidaria aseguró que hay una “correlación directa entre pobreza y fracaso escolar” que incluso puede ampliarse por cinco con respecto a los estudiantes de familias con una situación económica estable. 
El proyecto Atención a Menores y Educación Familiar 2016 contará con una inversión de 300.000 euros, de los cuáles el 40% irán a parar a la diocesana de Santiago a la que pertenece la ciudad. Así habrá más fondos que se invertirán en A Coruña para garantizar la igualdad de oportunidades de los hijos de familias empobrecidas por la recesión. 
El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, que rubricó el acuerdo con el presidente de la Fundación Barrié, José María Arias, aseguró que hay una vinculación inequívoca de pobreza y fracaso o abandono de los estudios. Así lo afirmó aludiendo a un estudio de la OCDE, que también destaca que si no se cuenta con el apoyo necesario esas dificultades económicas pasan de generación en generación. 
Por ello agradeció la cooperación de la Barrié tanto por los medios personales y financieros, como por los “seis años que lleva apoyando a Cáritas” y por el refuerzo a los valores de la familia.  Mora incidió en que el malestar económico se está “cronificando” y destacó que, a su parecer, “la sociedad es cada vez más frágil”.
En este contexto, instituciones como la fundación coruñesa hacen valer su aportación. Arias, que destacó que en 2015 la misma iniciativa permitió atender a 576 menores de 568 familias, incidió en la apuesta del organismo que preside por la educación porque “es un pilar fundamental y un motor de progreso”. 
Si bien es cierto que el abandono de las aulas antes de la crisis en Galicia era del 23% y a estas alturas se sitúa en el 15%, el presidente recordó que para la Unión Europea nunca se debería sobrepasar “esa tasa media del 15%”. 
Respecto al programa para seguir reduciendo esos ratios, comentó que, aunque los beneficiarios serán unidades familiares vulnerables, se hará especial hincapié en aquellas con niños menores a su cargo. “Las diferencias económicas están afectando a su futuro”, lamentó, antes de aclarar que el objetivo del acuerdo es ofrecer un acompañamiento personalizado a los alumnos y sus padres para el diseño de metas y actividades de formación. 
También se incidirá en el apoyo monetario para la adquisición de libros, material escolar o acudir a actividades extraescolares igual que el resto de compañeros de clase. 
Por otra parte, José María Arias recordó que en los seis años de trabajo mano a mano con Cáritas se han destinado algo más de dos millones de euros a la atención a personas en riesgo de exclusión. 
Gracias a los sucesivos planes se abordaron gastos de alimentación, hipotecas y alquileres o facturas de suministros, entre otras necesidades básicas.

Cáritas alerta sobre el fracaso escolar impulsado por la situación de pobreza