El Barça se lleva el derbi catalán con un recital de Messi

Luis Suárez y Messi celebran uno de los goles reuters
|



El Barcelona se impuso al Espanyol en el derbi catalán del Camp Nou en un partido dominado por los blaugranas bajo la batuta de Iniesta y Messi y con ejecución de Luis Suárez y del ‘10’, un duelo en el que los culés tuvieron un momento letal de genialidad y donde el Espanyol sólo se acercó a Ter Stegen para lograr el gol del honor.
La imbatibilidad del Espanyol en las últimas nueve jornadas hacía presagiar un derbi igualado, tenso, competido. Pero los intentos de presión alta del equipo blanquiazul se tradujeron en pases milimétricos y contras infalibles del Barça.
Fue uno de los mejores partidos de Leo Messi de esta temporada, si no el mejor. Bailó con la defensa del Espanyol a su son, como quiso. Firmó dos jugadas para enmarcar, marchándose de todos los defensas que salían a su paso y, en la primera de ellas, Luis Suárez puso el 2-0 aprovechando el rechace de Roberto, que entró por el lesionado Diego López. En la segunda, Jordi Alba marcó llegando desde atrás.
Jugadas de regates, engaños, movimientos sutiles y túneles. Un sinfín de detalles futbolísticos con los que Messi quiso agradar al público blaugrana en el derbi.
Son ya quince los derbis catalanes de Liga en los que no gana el Espanyol, que lo hizo por última vez el 21 de febrero de 2009 en el Camp Nou.
En un partido sin violencia, destacó el buen hacer del Barça tirado por dos genios que, con espacio, son casi imparables. Iniesta y Messi a sus anchas.
En el minuto 18 abrió la lata Luis Suárez y ahí empezó a asentarse el triunfo local. Un gran pase de Andrés Iniesta en largo para el uruguayo, que hizo un control digno del genial pase del capitán, con el exterior del pie izquierdo, con el que se orientó hacia la portería de Diego López, al que superó con un tiro cruzado colocado.
En la segunda parte, Suárez marcó el segundo del Barça, su doblete, al aprovechar un rechace de Roberto. Pero el mérito total fue de la jugada previa de Iniesta y de Leo Messi, que se fue de hasta cuatro defensas del Espanyol.
Dos minutos después Messi hizo de las suyas de nuevo, se fue de tres caracoleando y esta vez el balón le cayó a Jordi Alba.
Y, ya en el minuto 90, aprovechó un pase de Sergi Roberto, se asoció con Luis Suárez y marcó su gol. n

El Barça se lleva el derbi catalán con un recital de Messi