Bruselas reitera que España incumplirá sus objetivos de déficit marcados para 2016 y 2017

European Economic and Financial Affairs Commissioner Pierre Moscovici speaks during a news conference on the tax avoidance package at the EU Commission's headquarters in Brussels, Belgium, January 28, 2016. REUTERS/Francois Lenoir
|

La Comisión Europea prevé que España incumpla sus objetivos de reducción de déficit comprometidos para 2016 y 2017 y lo hace con cifras que empeoran los cálculos de otoño, al estimar un déficit del 4,8% para este año y del 3,6% para el que viene; pese a que las previsiones de invierno que publicó ayer Bruselas mejoran las perspectivas de crecimiento para España.
En su análisis, el Ejecutivo comunitario apunta a un crecimiento “robusto” de la economía española, pese a la “suave desaceleración” en los últimos meses de 2015. También advierte de los “riesgos” para el crecimiento si se mantiene la “incertidumbre” por la falta de un nuevo Gobierno.
Bruselas ya advirtió en otoño de que el nuevo Ejecutivo español tendría que revisar los presupuestos generales de 2016 para cumplir los objetivos de déficit comprometidos (4,2% en 2016 y 2,8% en 2017). Ahora, con el empeoramiento en las previsiones de déficit y si la Comisión no flexibiliza los objetivos, España deberá recortar 8.600 millones de euros adicionales en el gasto de 2016.
El 4,8% de déficit que espera el Ejecutivo comunitario en España este año empeora una décima la previsión de otoño, que auguró un 4,7%, algo que fuentes comunitarias explicaron por la “falta de esfuerzo” presupuestario en los últimos meses del año, sobre todo en las comunidades autónomas.

Leve reducción
En lo que al crecimiento se refiere, el Ejecutivo comunitario señala una leve reducción en el tercer trimestre de 2015 y espera la misma tendencia en los últimos meses del año, aunque cree que seguirá siendo “robusto”. Ello lo explica por la evolución “positiva” en el mercado laboral, la mejora en el acceso al crédito, una mayor confianza y los bajos precios del petróleo.
Así, Bruselas recoge en las previsiones de invierno que la economía española se expandirá en 2016 un 2,8%, lo que mejora la cifra de otoño (2,7%), pero no alcanza la ofrecida por el Gobierno (3%).
La estimación mejora también los cálculos para 2017 y espera un crecimiento del 2,5%, una décima más que lo estimado en noviembre, aunque tampoco alcanza el 2,9% que anuncia España.
Por otro lado, la Comisión apunta un crecimiento del empleo en los próximos años, del 3% este año y del 2,6% y 2% en los dos siguientes; si bien la tasa de desempleo se mantendrá por encima del 20% hasta 2017, cuando Bruselas prevé que baje hasta el 18,9%. España seguirá siendo el segundo país de la UE con un mayor índice de paro, solo por detrás de Grecia.

Más ajustes
En una rueda de prensa para presentar las previsiones, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, advirtió de que espera del nuevo Gobierno que enmiende el presupuesto de 2016 para introducir los ajustes adicionales necesarios para asegurar que España cumplirá con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
“No vamos a cambiar nuestra opinión, está validada por las previsiones de hoy. Esperamos una versión actualizada del plan presupuestario una vez que haya un nuevo Gobierno en España”, dijo Moscovici, quien destacó que la “espera” política tiene también un impacto en la “espera de agentes económicos” y puede frenar inversiones.
“Por supuesto que las medidas que son necesarias y las que están pendientes deberán ser adoptadas por el Gobierno que surja, sea cual sea ese Gobierno”, indicó, para después pedir un “calendario claro” de la puesta en práctica de tales ajustes.
El comisario galo, además, quiso subrayar que las previsiones de invierno “validan” las estimaciones de otoño, que tensaron las relaciones de Bruselas con el Gobierno de Mariano Rajoy por cuestionar antes de las elecciones el presupuesto para el presente ejercicio.

Bruselas reitera que España incumplirá sus objetivos de déficit marcados para 2016 y 2017