Los robos en pisos crecieron un 52% en los nueve primeros meses del año

Agentes de la Policía Judicial inspeccionan un piso robado en septiembre pedro puig
|

La ciudad no se libra de la lacra de los robos con fuerza en domicilios, uno de los delitos que, como reconoce la Policía Nacional, causan más conmoción entre las víctimas, que sufren impotentes cómo sus hogares son allanados y saqueados. Según los últimos datos del Ministerio de Interior, de enero a septiembre de este año este tipo de delitos creció un 52% con respecto al año anterior, con lo que A Coruña se convierte en la ciudad gallega donde más ha aumentado esta lacra.
En efecto: incluso Vigo, que es el único municipio que ha registrado en los primeros nueve meses del año un número superior de allanamientos (233 frente a 200) ha experimentado una evolución positiva, reduciéndose un 18% este tipo de delitos. En cambio, en A Coruña no han dejado de subir en las estadísticas que el Ministerio del Interior ofrece trimestralmente. Fuentes policiales aseguran que es la consecuencia de que apenas se destinen efectivos a los grupos de investigación, combinado con el hecho de que, debido a la falta de plantilla por la baja tasa de reposición desde que comenzó la crisis y a la reordenación de los turnos de trabajo, cada vez hay menos policías en la calle.
Según las mismas fuentes, los responsables de esta oleada de robos son tanto grupos itinerantes, muchos de ellos de Europa del Este, que actúan en la ciudad durante unos semanas (preferentemente los viernes, sábados y domingos) y delincuentes autóctonos. Los primeros suelen ser mucho más profesionales a la hora de dar sus golpes, y rara vez son descubiertos in fraganti. Aunque el 17 de abril, dos hombres a los que se les atribuían doce robos en la ciudad y el área metropolitana fueron arrestados cuando trataban de robar en la calle de La Torre. Lo normal es que su captura sea el resultado de los esfuerzos policiales, como la operación que culminó a mediados de año el Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta de la Policía Judicial y que desarticuló a la “banda del plástico”, un grupo de georgianos a los que se les atribuye el robo de 32 domicilios por toda la ciudad y que tenían su base en Os Mallos.

in fraganti
Pero se trata de la única gran operación de la Policía Nacional que ha trascendido en A Coruña este año, mientras que en el área, la Guardia Civil ha realizado varias. Lo habitual es que los ladrones sean capturados porque hacen saltar la alarma o son descubiertos por un vecino, puesto que nunca roban en casas que no estén vacías. El último caso conocido tuvo lugar el 18 de octubre en un chalé de la periferia, una segunda vivienda que fue asaltada por tres sujetos, dos hombre y una mujer, que activaron la alarma y fueron sorprendidos por la Policía cuando aún se encontraban en la casa.
En cambio, todavía no se ha anunciado el arresto de los individuos que robaron en dos pisos de Monelos el mes pasado. Consiguieron llevarse un botín de más de seis mil euros de uno solo de los pisos: entraron un día de diario por la mañana, forzaron las puertas, cogieron todo lo que quisieron y se fueron. Nadie les vio.

Los robos en pisos crecieron un 52% en los nueve primeros meses del año