El día que la máquina de la suerte decidió bendecir por “enésima” vez As Conchiñas

No se sabe si el nombre de El Yunque –un instrumento célebre en la mitología griega y nórdica– ha tenido algo que ver, pero lo cierto es que la administración de Lotería número 18 de A Coruña parece tocada por la mano de los dioses. O cuanto menos, de la diosa Fortuna. Y es que El Gordo de Navidad caía ayer por segunda vez en este pequeño despacho de la calle de Alcalde Lens, en As Conchiñas, para premiar un décimo del número 76058 expedido por máquina.

Aunque en El Yunque todavía desconocen la identidad del propietario o propietarios del boleto premiado con 400.000 euros, confían en que la suerte se haya quedado en la zona. “Al ser por máquina es muy difícil saber a quién le tocó, pero tenemos mucha clientela fija por todo el barrio y yo creo que se ha quedado por aquí”, señalaba la titular de la administración, Margarita Laguillo Díaz, pocas horas después de conocer la noticia.

el yunque ya vendió otro gran premio de navidad y uno de la bonoloto

Después de treinta años vendiendo loterías, Laguillo es ya una veterana a la hora de repartir premios, pues en su misma administración había caído El Gordo de Navidad del año 2003 con dos millones de euros, y otro millón más el año pasado gracias a un pleno de la Bonoloto. Premios que en su mayor parte recayeron en vecinos de As Conchiñas y el Agra do Orzán.

“La verdad es que aquí hemos dado muchos premios, tanto de la primitiva como de la Bonoloto”, destaca la vendedora, que resta importancia a que el décimo se hubiese obtenido por vía telemática. “Para Navidad, a la gente le gusta más comprar por décimos normales, porque se reparte más el dinero, pero lo de la máquina está cogiendo auge porque hay clientes que quieren un número concreto que no tenemos en ventanilla y se hace automáticamente”, apunta Laguillo.

La lotera confía en que este nuevo premio obtenido en su administración sirva como foco de “atracción” para que los compradores se animen con la Lotería de El Niño. “No podemos quejarnos, porque hemos vendido más o menos igual que el año pasado, pero ojalá nos toque otro Gordo", comenta entre risas.

El día que la máquina de la suerte decidió bendecir por “enésima” vez As Conchiñas

Te puede interesar