Un esfuerzo colorido por mantener los bastiones de votantes

La publicidad de los partidos es visible por toda la ciudad | javier alborés
|

Durante dos semanas los barrios y calles de la ciudad contarán con una decoración especial y que además aporta colorido: la publicidad electoral.


Los partidos políticos apuestan por ocupar la mayor parte de zonas de la ciudad, aunque dedican sus mayores esfuerzos en aquellos puntos en los que habitualmente cuentan con un apoyo más amplio o en los que buscan captar votos para la cita del 26 de mayo. 


Aunque la mayoría continúa apostando por los clásicos carteles, el PP centra sus elementos en banderolas o mupis (publicidades en marquesinas). Este tipo de cartelería hace que se concentren sus zonas de ocupación, que este año son avenidas como Alfonso Molina, Ejército, Linares Rivas o La Marina, estas últimas bastiones habituales y que mantuvieron en 2015, y las rondas.

Os Castros, Os Mallos, Monte Alto o Riazor son algunos de los puntos elegidos por la Marea Atlántica para revalidar mandato y en los que hace cuatro años triunfaron, por lo que si ahora se camina por estas zonas de la ciudad, habrá muchas opciones de ver el rostro de Xulio Ferreiro.

El Partido Socialista es una de las formaciones que están presentes en Alfonso Molina y además tiene la intención de realizar un reparto equitativo de su cartelería electoral por toda la ciudad con el objetivo de llegar al mayor número de barrios posibles y así que la captación de votos para la candidatura de Inés Rey se encuentre más expandida.


El BNG, como la Marea Atlántica y el Partido Socialista, se mantiene más fiel a los carteles, que distribuye sus esfuerzos, con Francisco Jorquera al frente, por barrios como Os Mallos, Monte Alto, Os Castros, Agra do Orzán o las rondas. l

Un esfuerzo colorido por mantener los bastiones de votantes