Aconsejan ingredientes saludables para la repostería de la cuarentena

Los especialists en repostería recomiendan el uso de harinas con menos gluten y azúcares sin refinar | aec
|

La cuarentena ante la pandemia del coronavirus ha obligado a muchas familias a agudizar el ingenio y uno de los recursos más socorridos es la cocina, sobre todo la repostería por poder participar en ella los más pequeños de la casa, aunque se deba tener siempre cuenta la salud.

La falta de movilidad por el confinamiento y el uso de algunos ingredientes habituales de la repostería pueden suponer un problema calórico, y por eso el maestro pastelero valenciano Salvador Pla apunta que “no todo vale” en la elaboración de dulces en casa, ya que puede derivar en problemas para la salud y se debe potenciar el uso de ingredientes saludables.

“Hay que tener en cuenta que vamos a estar en un momento de sedentarismo más acusado y dado que tenemos que estar el mayor tiempo ocupados, muchas veces con niños, aconsejo elaborar repostería dulce y salada con menor índice calórico”, dice Pla.

Para el repostero valenciano, mejor pastelero del Mundo en 2018, es factible hacer en casa todo tipo de masas para hacer brioches, bizcochos y cocas saladas o focaccias, con productos como harina de espelta porque es “menos rica en gluten, menos alergénica, tiene un leve sabor a nuez y se puede encontrar en cualquier horno tradicional”.

“A la vez que ofrecemos productos elaborados, también nos pueden pedir ingredientes básicos y materia prima para poder elaborar sus productos en casa”, indica Salvador Pla, quien aconseja usar azúcar integral de caña o miel, que están menos transformados que el azúcar blanca.

Con el doble objetivo de una alimentación saludable y ocupar tiempo en familia, el repostero valenciano, propietario de la pastelería Monpla en Valencia, ofrece dos recetas de elaboración, una dulce y otra salada, cuyas elaboraciones “apenas tienen dificultad y puede participar toda la familia”.

Por otra parte, la “avalancha” de pedidos recibidos por los supermercados a través de sus páginas web en los últimos días ocasionó el colapso de sus servicios, y provoca que en la práctica sea difícil hacer la compra por esta vía.

Portales caídos, entregas hasta a diez días vista, productos agotados... Quien pretende llenar la cesta de la compra vía “online” tiene ante sí un duro reto, pese a los esfuerzos de la mayoría de las cadenas de distribución por reforzar este canal, sensiblemente más demandado de lo normal en plena crisis por el coronavirus.

Los retrasos y cancelaciones de pedidos tienen su reflejo en las redes sociales, un hervidero en estas fechas de quejas y reclamaciones a unos operadores que, por el contrario, han dejado atrás los problemas en sus tiendas físicas tras recortar horarios y limitar el aforo. l

Aconsejan ingredientes saludables para la repostería de la cuarentena