Martínez vuelve a apoyar con su voto al PP en una iniciativa para la Diputación de Lugo

|

El alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, asignado desde ayer al grupo de no adscritos en la Diputación de Lugo, secundó una iniciativa del PP para reforzar las competencias del pleno provincial frente a la junta de Gobierno que llevaba aparejada una petición de modificación de las condiciones de trabajo de los diputados que no forman parte de ninguna de las fuerzas representadas en la institución.
La sesión comenzó con una intervención de Martínez, quien, expulsado de forma cautelar del PSOE, manifestó su “estupor” tras haber visto en los medios de comunicación que se le considera “un tránsfuga”. “Si soy tránsfuga no hay problema ninguno y lo voy a asumir; pero desde la educación del pleno, entre diputados, que se retire esa palabra y se especifique lo que soy: un diputado no adscrito”, dijo. 
Anticipándose al punto en el que se debatiría su expulsión del grupo del PSOE, pidió “rigor y coherencia” al presidente de la Diputación de Lugo, el socialista Darío Campos, al que también demandó que le aclarase su situación. 
“Y que esas declaraciones no se vuelvan a repetir”, exigió, a lo que Campos le espetó que hasta el punto 15 –en el que se decidió su salida– seguía siendo “diputado del grupo socialista”.
A continuación, en el debate de la petición del PP de reforzar las competencias del pleno –donde el bipartito de PSOE y BNG no tiene mayoría– en detrimento de la junta de Gobierno, Martínez logró introducir una enmienda para modificar las condiciones de trabajo de los diputados no adscritos. “Que no tránsfugas, como dicen algunos sin rigor”, puntualizó.
En este sentido, el regidor de Becerreá argumentó que él trabaja “desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde todos los días” para pedir que se le “faciliten medios y recursos” para desarrollar su labor. Así, requirió “un local para dar ruedas de prensa” y previno contra las “serias dificultades” con que se puede encontrar “para acceder a la documentación”. La portavoz del PP en la Diputación de Lugo, Elena Candia, aceptó su enmienda, no sin preguntar si “los portavoces del BNG y del PSOE siguen diciendo que aquí no pasa nada, que todo sigue igual” y que conforman “un Gobierno unido”. “La realidad siempre va a superar la ficción”, advirtió.
Ante esto, el representante del PSOE en el pleno provincial, Álvaro Santos, afeó a Candia que lleve al pleno “una moción de Manolo Martínez” en lugar de iniciativas “por el interés de los ciudadanos de la provincia”. Además, Xosé Ferreiro (BNG) apeló a que toda modificación del reglamento de la diputación se haga “desde el consenso”.
“Lo mejor que podía hacer es que nos sentáramos los tres grupos políticos más el diputado no adscrito a hablar de un nuevo reglamento”, defendió Ferreiro.

Martínez vuelve a apoyar con su voto al PP en una iniciativa para la Diputación de Lugo