El Barça encarrila la Liga

Messi, que anotó dos goles, y Suárez, que marcó el tercero, se abrazan en el partido de ayer eloy alonso/reuters
|

 

El Barcelona ganó al Sporting en El Molinón, en partido aplazado de la jornada 16 por la disputa del Mundial de Clubes, y con este triunfo los blaugranas encarrilan la Liga al tomar seis puntos de ventaja sobre el Atlético y siete sobre el Real Madrid mientras que el Sporting ha perdido la oportunidad de sorprender y poner más tierra de por medio respecto a un descenso que sigue teniendo a dos puntos.
Los blaugranas esperaban este partido para poner orden en la tabla y dejar de tener un partido menos. Tras superar al Sporting, en un partido trabado pero en el que los blaugranas estuvieron muy serios y fueron de inicio a por la victoria, ya saben la ventaja real que tienen respecto a sus perseguidores. Una ventaja cómoda, aunque para nada decisiva ahora, pero que deja la Liga encarrilada.
Venció el pulso de ‘hermanos’ Luis Enrique, quien en su tierra venció a su amigo Abelardo en todas las facetas, en el marcador y en el terreno de juego, donde se abrazaron al inicio y al final del partido. Ninguno dispuso sobre el césped a su once de gala, pero la actitud de los blaugranas y la presencia del tridente ofensivo fue demasiado para un Sporting que salió a verlas venir, a defenderse atrás e intentar pescar a la contra, y solo pudo hacerlo en una ocasión.
Menéndez fue clave, con una buena jugada y la asistencia de gol a Castro para firmar un empate instantáneo después de que Messi abriera la lata con un disparo lejano y duro. Pero el argentino firmó el doblete de inmediato y la resistencia sportinguista se acabó ahí. Sí estuvo bien atrás, organizado y con Cuéllar sacando más goles, como el penalti detenido a Luis Suárez. El Barça lleva 8/15 (6/12 en Liga) en penas máximas sin contar el del otro día ante el Celta con la asistencia de Messi a Suárez.
El mejor del Sporting, eso sí, el blaugrana Alen Halilovic. El jugador cedido por el Barça llevó todo el peso ofensivo de su equipo, prácticamente elaborando él solo las pocas ocasiones de las que dispuso su equipo. Y es que el monólogo fue blaugrana. El Barça buscó en todo momento el gol, lo encontró hasta en tres ocasiones, y no escondió que este partido era importante. Ganar no era un trámite, y salieron con el mono de trabajo puesto para, en la segunda parte, con el gol de Suárez poco después de haber fallado el penalti, sentenciar.
A destacar, no obstante, la gran jugada del Sporting de tiralíneas que pilló desprevenido al Barça tras el 0-1 de Messi que sirvió para empatar. Los de Abelardo, en una jugada que hubiera firmado el Barça, empató con un gran pase de la muerte de Menéndez a su derecha para que Castro. Fue un ápice de esperanza, pero nada más. 
De haber jugado así durante más tiempo podría haber cambiado un poco el guión, pero se impuso el de Messi y su Barça. Más líder.

El Barça encarrila la Liga