El alcalde acusa a la Xunta de actuar de manera partidista siguiendo la “larga tradición” del PP

06 junio 2017 A Coruña.- El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo y el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro acompañados de la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato visitaron la exposición Es
|

El alcalde, Xulio Ferreiro, acusó a la Xunta de actuar de manera partidista en referencia a las inversiones de la Administración autonómica en la ciudad y la relación entre ambas partes.
El regidor aseguró que el PP “tiene una larga tradición de utilizar las instituciones para sus fines partidarios” y señaló que “no apostar por A Coruña porque no te gusta el alcalde que hay, es un error no solo para la ciudad si no para toda Galicia”.

Estas declaraciones las realizó en una entrevista a Europa Press, en la que se mostró crítico con las partidas para la ciudad en los presupuestos de la Xunta para 2019. “No hay más que ver los números, ver la inversión por habitante en 2015 y cuál es hoy, cayó dos o tres veces”, aseveró.
En la misma línea, Ferreiro expuso que “la prueba es que hubo que anunciar a última hora una ampliación del complejo hospitalario”, en relación a la previsión de mejora de las instalaciones del Chuac.

Además, indicó que hay “proyectos antiguos” que “se paran” como el caso de la estación intermodal, del que criticó que “se saca este año lo mismo que había el año pasado”. El alcalde añadió que estas “quejas” existen también en otros alcaldes “que no son del PP”. 

Compromiso
Sobre la Xunta, el regidor también recordó que con el presidente autonómico, en referencia a Alberto Núñez Feijóo, “el compromiso era facilitar la entrada del transporte interurbano y luego hablar del área metropolitana”. “Esto tiene que ver con una visión de país que pretende no tener pesos de contrapoder en A Coruña”, añadió.

Otro asunto que se abordó durante la entrevista fue la campaña electoral de cara a los comicios del próximo año. Sobre el calibre que tendrá la campaña, aseguró que el mandato ha sido ya “muy bronco”. “Lo que es normal se quiere hacer pasar por extraordinario, con acusaciones injustas, se alimenta la crispación”, señala el alcalde, quien lo enmarca “en el estilo del PP”.
El regidor acusó a la formación popular de estar “demostrando todos los vicios de lo peor de nuestro sistema político” y explicó que “cuando no tienes nada que ofrecer en positivo, ni para ilusionar a tus votantes, ni un proyecto para la ciudad, solo queda la bronca y deslegitimar a la ciudad”. 

Sobre la posibilidad de que exista un acercamiento entre las formaciones de izquierda, el alcalde advirtió de que en estos momentos “en la derecha, hay un proceso de radicalización brutal”. “La irrupción de Vox tiene que ver un poco con eso”, dijo el alcalde, quien defiende que el “entendimiento” en la izquierda “es necesario” aunque “sin perder cada uno su identidad”. Sin embargo, apuesta por “discusiones productivas” entre estos partidos “que hagan visualizar el modelo de cada uno, pero que ayuden a sumar, no que resten, hay determinadas polémicas en las que meterse es un error, es hacerle seguidismo al PP”.

Sobre la relación de la Marea con el PSOE, afirmó que “no tiene sentido poner un gobierno para dejar de apoyarlo al día siguiente, tienes que aceptar el papel en el que te pusieron las urnas”. 
“Yo creo que aquí no hubo esa coherencia por parte del PSOE, demasiados bandazos”, lamentó, además de acusar a los socialistas de tener una “visión poco valiente”.

Xulio Ferreiro también repasó algunos de los asuntos más destacados de la actualidad municipal como el programa de compra de pisos o la adjudicación de la antigua cárcel, procesos en los que rechaza que hubiese actuaciones “arbitrarias” por parte de los concejales.

“Creo que al principio reaccionamos con cierta incredulidad”, reconoce en el caso de los pisos, pero rechazando que se actuase “para favorecer a nadie”. Sí afirma estar “jorobado” porque el concurso de viviendas, “que tenía que ser algo importante”, esté pendiente de la anulación de varias de las propiedades adquiridas.
Sobre la cárcel defiende que se intentó “dar uso a un edificio que llevaba diez años vacío, intentar ver algo oscuro, me parece empecinamiento político”. Además, criticó que el proyecto del PP fuese “dejar que se cayese o no sé si estaba prevista alguna operación que le jorobamos, a lo mejor alguien estaba echando cuentas y ese es el problema”.

Funcionariado
Cuestionado sobre si ve mala fe por parte de algún funcionario, dice que “como en cualquier otra organización, hay gente que trabaja muy bien, muy profesional y hay gente más regular”.

“No tengo ningún indicio para poder afirmar otra cosa que error, descuido o la cantidad de trabajo”, señala respecto al concurso con discriminación positiva al colectivo Lgtbi, finalmente anulado, del que dijo que pasó varios filtros en los que no se detectó “nada raro”, aunque luego “llegó un tercero y sí lo vio”.

El alcalde acusa a la Xunta de actuar de manera partidista siguiendo la “larga tradición” del PP