Los desempleados podrán regentar los puestos vacíos de los mercados

19 febrero 2012 a coruã±a.- la jornada de ayer fue, sin duda, una de las mã¡s concurridas del entroido coruã±ã©s, pero no solo por el gran desfile de comparsas. horas antes, los mercados municipales se
|

La Concejalía de Empleo y Empresa espera resolver dos problemas que son fundamentales en su agenda de actuaciones con una misma idea. Según aseguran desde algunos mercados, el Ayuntamiento les planteó en varias reuniones un proyecto para que los centros de formación de desempleados de carácter local impartan clases enfocadas a que varias de esas personas puedan ocupar los locales que hoy en día están vacíos en los ocho mercados de titularidad municipal. Probablemente con ese objetivo, los técnicos municipales visitaron las instalaciones para realizar inventario de negocios sin actividad justo antes de Semana Santa.

En un contexto de crisis en el que todo son problemas para la Concejalía de Empleo y Empresa que dirige Luisa Cid, el departamento está perfilando un plan para reducir el paro en la ciudad al tiempo que la concejala cumple su promesa de reactivar la actividad en las plazas de abastos. Aunque el gobierno municipal solo confirma que se está realizando “un inventario con el objetivo de ocupar los espacios de acuerdo con el proyecto de renovación”, responsables de algunos puestos afirman que esta idea se les planteó en varios encuentros.

“El gobierno local piensa ofrecer cursos orientados para trabajar en los mercados”, afirma Tomé

“Hasta ahora no se le daba importancia a los mercados pero el Ayuntamiento piensa ofrecer cursos de formación orientados a que algunas personas en paro puedan trabajar en los puestos”, explica el presidente de los comerciantes de la plaza de Elviña, Leonardo Tomé. El proyecto consistiría, supuestamente, en poner en marcha talleres para nuevos comerciantes a los que se “ofrecerían condiciones ventajosas” para montar nuevos negocios en los locales sin uso “durante un tiempo concreto”.

 

Ventajas por un tiempo > Ese tiempo podrían ser seis meses o un año, el período suficiente para que los desempleados se adaptasen a su nueva profesión y pudieran decidir si seguir o no adelante con el negocio. En ese momento, según Tomé, “asumirían los costes igual que los demás”.

A falta de confirmación municipal sobre este programa, la iniciativa parece una realidad porque de ella también hablan en Monte Alto. “Vinieron antes de Semana Santa a ver cómo estaban los puestos vacíos”, aclara el responsable de un establecimiento, que reitera las noticias sobre la más que probable llegada de parados formados por el Servizo de Promoción Económica e Emprego municipal para compartir espacios. Aún así, nadie ofrece fechas porque tampoco el gobierno local se las avanzó a ellos.

La idea de reactivar la red es bien recibida en general aunque no todo el mundo tiene claro que este proyecto vaya a funcionar de la forma esperada porque “el comercio es muy difícil”. En todo caso, eso es mejor que nada para instalaciones como la de San Agustín, con muchos mostradores sin vida, o la de Monte Alto, que ronda los 11 locales con la reja bajada desde hace meses. Precisamente fue en una visita a esas galerías de alimentación hace dos meses donde la concejala Luisa Cid empezó a dar pistas sobre el futuro de los mercados.

La responsable del área de Empleo y Empresa avanzó por aquel entonces que existía un proyecto para todos estos espacios que tendría por objetivo “hacer que los puestos vuelvan a ser objeto de deseo”. Cid insistió en que su interés era que los mercados “estén vivos y llenos de placeros” porque si funcionan de forma correcta los negocios tienen que tener demanda y no como ahora, con las ocho plazas con cubículos disponibles.

Aunque se lo ha comunicado a los más interesados, el gobierno municipal no quiere dar pistas oficiales sobre por donde irán sus políticas. No lo hizo hace dos meses y tampoco parece dispuesto a darlas ahora, pero el representante de Elviña comenta que cuando se decida a estrenar el plan no habrá dificultades.

 

Rescate > “No requiere una complicación excesiva: lo más costoso es rescatar los puestos y muchos ya están vacíos, otra cosa es que pertenezcan al Ayuntamiento”, comenta Tomé. Y es que, si bien todos son municipales, muchos están sujetos a concesiones a pesar de los cierres.

La normativa marca que si un establecimiento pasa más de seis meses sin actividad la corporación debe iniciar el rescate de la concesión pero desde los mercados denuncian que eso no se ha hecho porque se entendía que si alguien lo había cerrado no había interés. “Pasa porque suponen un coste mínimo, pero los puestos no se pueden usar como trasteros”, zanja. Queda esperar a ver si, pese a todo, el proyecto sigue adelante.

Los desempleados podrán regentar los puestos vacíos de los mercados