Confiscan aviones de la compañía del accidente del Chapecoense

La aeronave siniestrada, en el lugar del accidente, con los servicios de rescate reuters
|



La Fiscalía de Bolivia confiscó dos aviones de la compañía LaMia, a la que pertenecía el avión que la semana pasada se estrelló al sur de Medellín (Colombia) dejando 71 muertos. Las dos aeronaves se encontraban estacionados en los hangares de mantenimiento de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) de Cochabamba desde hace dos años.
Así lo indicaba la fiscal Jacqueline Ponce, que ha solicitado un inventario de los objetos que se encuentran en el interior de las naves. Tal y como recoge la Agencia Boliviana de Información (ABI), Ponce efectuaó la confiscación en respuesta a una solicitud por parte de una comisión de fiscales de Santa Cruz que investiga el caso del avión en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense.
Ponce explicó que los dos aviones estarán a disposición de la Fiscalía como posibles elementos relacionados con un delito.
La investigación está abierta contra Marco Rocha, copropietario de LaMia; Gustavo Vargas, gerente general --y quien fue detenido este mismo martes--; y Celia Castedo, la funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea de Bolivia (AASANA) que expidió la autorización de vuelo de la nave, a pesar de haber pedido a la compañía que cambiara su plan porque la autonomía de la aeronave era muy ajustada para el trayecto previsto.
Sobre los tres pesan denuncias por delitos de incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias, desastres en medio de transporte, homicidio, homicidio culposo, lesiones gravísimas y lesiones culposas.

el desastre
El avión, en el que viajaban 77 personas –entre ellas, el equipo de fútbol de Brasil Chapecoense–, se estrelló en un cerro al sur de Medellín, a donde se dirigía para que el club se disputara la final de la Copa Sudamericana, dejando 71 muertos y tan solo seis supervivientes.
Según las informaciones de la investigación, el avión se precipitó porque no contaba con suficiente carburante como para cubrir la ruta prevista, desde el aeropuerto de Viru Viru, en la ciudad de Santa Cruz, hasta la ciudad colombiana. En las últimas horas aumentó además la conmoción porque se reveló que Miguel Quiroga, el piloto del vuelo de la aerolínea boliviana, tenía un procedimiento judicial abierto con el Ejército de Bolivia, con quien había trabajado antes de ser piloto comercial.
El ministro de Defensa, Reymi Ferreira lo manifestaba estya semana en rueda de prensa. Ferreira señaló que Quiroga tenía “un juicio con la Fuerza Aérea boliviana” y que incluso “contaba con un mandamiento de apremio”, ya que éste había dejado las filas de la FAB de forma irregular. Como otros que estaban en su misma situación “recibieron una formación profesional” por valor de entre 40.000 y 50.000 dólares. “De pronto, a media carrera, en lugar de cumplir con el acuerdo y volcar esos conocimientos y destrezas a favor de la FAB y el Estado, prefieren renunciar y solicitar su baja”, señaló.
Además de mostrar “falta de compromiso” con el país, Ferreira apuntó que una vez que se realiza este curso “no se abandona la institución hasta haber cumplido los años de servicio respectivo”. n

Confiscan aviones de la compañía del accidente del Chapecoense