El "número dos" de Al Qaeda en Yemen niega que el ejército acabara con su vida

Un día después de que el considerado "número dos" de la red terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga, el saudí Said al Shahri, fuera dado por muerto, se registró un atentado con coche bomba. EFE/Archivo
|

"Las informaciones de mi muerte son un rumor para tapar la muerte de musulmanes inocentes en el Yemen, que fueron asesinados por los bombardeos de aviones no tripulados estadounidenses", dijo Al Shahri en el audio, publicado en paginas web utilizadas habitualmente por los islamistas.

De confirmarse la autenticidad de la cinta, se trataría de la segunda vez que las autoridades yemeníes anuncian la muerte del líder terrorista y la noticia resulta ser falsa.

En febrero de 2011, el Gobierno yemení informó de la muerte de Al Shahri en una explosión causada al manejar los terroristas varios artefactos en la provincia de Abian, en el sur del país.

En la grabación, el "número dos" de Al Qaeda, conocido con el alias de Abu Sefian al Asdi, agregó que este rumor fue difundido "cuando los musulmanes se levantaron contra el asesinato de los pobres, las mujeres y los niños en Hadramut y Al Baida".

"El gobierno yemení no se limitó solo a reivindicar la muerte de musulmanes inocentes en Al Baida en el lugar de EEUU, sino que, al ver que el pueblo no creía este rumor, recurrió a difundir otra mentira, que es la muerte de Said al Shahri", subrayó.

El Ministerio yemení de Defensa anunció el pasado 10 de septiembre que Al Shahri murió junto a seis otros miembros de Al Qaeda en una operación perpetrada por el Ejército yemení en Hadramut.

Las autoridades yemeníes no ofrecieron detalles de la operación, aunque la calificaron de "cualitativa", término que habitualmente utilizan para referirse a los ataques realizados por aviones no tripulados de EEUU.

En este sentido, una fuente de seguridad explicó a Efe que se trató de un ataque aéreo, que estuvo respaldado por fuerzas terrestres especiales.

Al Shahri es el ayudante del yemení Naser al Wahishi, el emir de Al Qaeda en la Península Arábiga, desde el anuncio de la fundación de la organización en el Yemen en 2009.

El dirigente terrorista estuvo preso durante siete años en la cárcel de Guantánamo, de donde fue liberado en 2008, cuando regresó a Arabia Saudí para poco después trasladarse al Yemen.

Las autoridades yemeníes sospechan que Al Shahri planeó varios ataques suicidas, entre ellos los que tuvieron como objetivo la embajada de EEUU en Saná en septiembre del 2008.

Al Qaeda ha intensificado sus operaciones después de que estallara en enero de 2011 la revuelta contra el régimen del presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, cuya salida definitiva del poder se produjo a finales de febrero pasado con la toma de posesión del anterior vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

El "número dos" de Al Qaeda en Yemen niega que el ejército acabara con su vida