Los partidos políticos y sindicatos gallegos muestran su oposición a la reforma farmacéutica

|

  Las críticas al copago farmacéutico también afloraron en Galicia, donde el PP se quedó solo en su defensa. El secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, advirtió, por su parte. de que su partido se opondrá “rotundamente” a las fórmulas de copago sanitario en Galicia, que consideró una decisión “ideológica”, así como una “ofensiva” contra el sistema público. Apuntó, además, que su aplicación “no resuelve prácticamente ningún problema económico”, además de ser ineficaz e injusta. El BNG, por su parte, consideró que la reforma sobre la financiación del sistema de salud que aprobará hoy el Gobierno constituye un “impuesto a la enfermedad” que gravará a “crónicos y jubilados”, por lo que la calificó de “injusta”, además de afirmar que “invade competencias” de las comunidades autónomas. Así lo indicó la diputada del BNG Ana Luisa Bouza junto al líder de esa formación política, Guillerme Vázquez, quien invitó al Gobierno a recortar en todo caso el “gasto improductivo” a Defensa, la Casa Real o la Iglesia católica, antes de a servicios básicos como salud o educación. Tampoco los sindicatos gallegos recibieron bien la medida. La CIG-Saúde ha denunciado que el “recorte” en sanidad crearán “dos sistemas sanitarios”, uno “para quien lo pueda pagar” y “otro de beneficencia para aquellos que no puedan acceder al primero”. La Federación de Sanidad de CCOO de Galicia también rechaza el copago porque, no garantiza la sostenibilidad del sistema. En la posición contraria, la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, considera el copago farmacéutico la manera “más equitativa” de facilitar la prestación farmacéutica y ha insistido en que el objetivo de esta medida es “que paguen más los que más tienen para que paguen menos los que menos tienen”.

Los partidos políticos y sindicatos gallegos muestran su oposición a la reforma farmacéutica