“Estoy casi seguro de que en dos años no quedará ningún terrorista en la cárcel”

|

Diez años después de dar sus primeros pasos se acabó. Antonio Suárez, víctima de ETA, presidió ayer la última junta de la Asociación Gallega de Víctimas del Terrorismo (Agavite). La disolución se debe a la “falta de apoyos” pero, paradójicamente, ocurre cuando los damnificados por el terrorismo son más excépticos con la Justicia vistas las últimas excarcelaciones. En protesta, el Obelisco acoge hoy a las 12.30 horas una concentración.

¿Cuántos socios tenía la recién desaparecida Agavite? ¿Solo víctimas de ETA?
Éramos 112 socios víctimas directas del terrorismo. En la asociación teníamos a familiares de 25 asesinados y 26 heridos y sus padres, hijos, mujeres... No solo de ETA, también de los Grapo, el Ejército Guerrilleiro o el Frente Polisario. En Galicia hay más afectados pero sin asociar.

Tenían una gran masa social para ser una entidad gallega, ¿qué lleva a la desaparición?
Llevábamos diez años y siempre habíamos tenido apoyo de los gobiernos autonómico y central pero llevo tres años mandando cartas a la Xunta y no se han dignado a estar con las víctimas. Para colmo el Ministerio del Interior nos dijo que este año no tendríamos subvención porque Agavite no alcanzaba las expectativas marcadas.

¿Les dieron alguna explicación de a qué se referían?
No nos lo explicaron; nos han dado de lado. Durante tres años escribí al Ayuntamiento para que nos cediesen un local y curiosamente ahora la única ayuda que tendríamos sería la del gobierno vasco. La asociación se disuelve porque no tengo ayuda de nadie, incluidos los socios.

¿La reciente excarcelación de etarras puede influir en esa desgana de los asociados?
Mi opinión ya solo como víctima es que la gente está hasta el gorro de que le tomen de broma porque los gobiernos no miran por las víctimas del terrorismo. Ves que un gobierno te promete cosas y en el fondo todos acaban negociando con esa gente.

Usted fue víctima de ETA.
Sí, sufrí un atentando el 18 de noviembre de 1990 en Santurce. Trabajaba en los antidisturbios de la Policía Nacional y nos mandaron cubrir un partido de fútbol, algo que solía hacer la Policía Local. Nos estaban esperando con un coche-bomba: un camión del butano cargado con amonal y 100 kilos de tornillos del tren... Dos compañeros murieron y dos resultamos heridos graves.

¿Y cómo sientan los mandatos de Estrasburgo?
Estrasburgo no importa, no tiene que meterse con el terrorismo, España es un país soberano para decidir. Sin embargo para esto se reunieron rápido mientras para muchos de nuestros casos no se ha emitido sentencia.

¿Cree que otros seguirán la senda de Inés del Río?
Ya están saliendo más y las manifestaciones había que haberlas hecho antes. Estoy casi seguro de que en dos años no quedará ningún terrorista en la cárcel.

“Estoy casi seguro de que en dos años no quedará ningún terrorista en la cárcel”