Los maltratadores condenados tendrán libertad vigilada para que no reincidan

las víctimas estarán informadas de la situación del maltratador efe
|

Los condenados por violencia machista que que hayan cumplido su pena en prisión tendrán libertad vigilada para evitar que reincidan, de forma que tanto los agentes implicados en la seguridad de las víctimas como éstas podrán saber dónde se encuentran en todo momento.
Es una de las principales medidas de la Estrategia Nacional contra la Violencia de Género, cuyas líneas maestras presentó ayer el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, y que incluye 258 medidas para “aislar” completamente a los maltratadores y ponerle todas las facilidades posibles a las víctimas.
El plan está dotado con 1.539 millones de euros y tendrá una duración de cuatro años, es decir, se pondrá en marcha este año y se prolongará hasta 2016.
Persigue, entre otros objetivos, mejorar la respuesta institucional ante el maltrato, visibilizar otras formas de violencia contra las mujeres –como los matrimonios forzados– formar y sensibilizar a los agentes implicados, coordinar el trabajo en red y radiografiar el maltrato.

Silencio de las víctimas
Moreno señaló que el plan quiere combatir el silencio de las víctimas, que supone el “peor enemigo” para la lucha contra la violencia machista –el 80% de las maltratadas no denuncia–, y mejorar la atención y la información que éstas reciben por parte de las administraciones.
De hecho, las autoridades deberán informar de forma “exhaustiva” a la mujeres sobre su derecho a recibir asistencia legal gratuita en todo momento, incluso antes de que presenten la denuncia contra sus maltratadores, explicó Moreno.
Para romper ese “silencio”, las mujeres además de contar con el teléfono 016 de información y asesoramiento, tendrán este servicio a través de una web, en la que podrán acceder de forma totalmente confidencial.
El plan hace hincapié en la incorporación de las nuevas tecnologías en la batalla contra el maltrato a las mujeres, incluye nuevas campañas de sensibilización y protege de forma especial a los colectivos más vulnerables.
Explicó que el plan contempla la extensión de la medida de libertad vigilada a los delitos de violencia de género, que estará incluida en la reforma del Código Penal y que entrará en vigor aproximadamente en septiembre u octubre, cuando se apruebe el texto definitivo que elabora el Ministerio de Justicia.
Se trata, dijo, de que las víctimas y sus encargados de la seguridad estén informados de la situación del maltratador para evitar esa reincidencia que, “desgraciadamente” ha ocurrido en varias ocasiones.
Esto también sucederá con los internos cuando disfrutan de permisos penitenciarios, porque las maltratadas “muchas veces” no tienen conocimiento de que se agresor está en la calle.
Preguntado sobre si la estrategia contempla la retirada del régimen de visitas o la custodia de hijos al maltratador, Moreno señaló que Sanidad tiene un “diálogo abierto” con el de Justicia porque es una medida a revisar, si bien no hay nada concreto. n

Los maltratadores condenados tendrán libertad vigilada para que no reincidan