Política Lingüística responde al BNG que una lengua no se rige por “pulsos” de un gobierno

GRA423. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14/10/2014.- El secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García (i) y el autor Xosé Neira Vilas, (d) al comienzo de la presentación de la obra "Cantos de sol a sol",

El secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, señaló ayer que la lengua gallega no se rige por los “pulsos” de un gobierno, puesto que los mandatos son demasiado “efímeros” para “los tiempos” de este idioma y de cualquier otro.
Este representante autonómico compareció ayer ante la comisión parlamentaria de Educación y Cultura para responder a una pregunta del BNG, formulada por la diputada Ana Pontón, quien acusó al equipo de Alberto Núñez Feijóo de “tirar a la basura” el plan general de normalización que había sido aprobado por unanimidad.
Ese proyecto, que era la esperanza de promover un cambio para dar un “impulso real a este proceso”, fue vituperado, y de ello responsabilizó al Ejecutivo gallego, que “promueve la desaparición del idioma en todos los ámbitos”.

extinción
La única pretensión es “extinguir el gallego del mapa” y socavar “el derecho humano que tenemos como gallegos, todo ello mientras se vende que el sistema educativo funciona “perfectamente”, se les echa la culpa a los padres y proliferan los directivos que cumplen la máxima de que cuando el dedo señala la luna, “el tonto mira el dedo”.
“Me resulta patético”, indicó e invitó invitado a vivir un día en gallego para comprobar esta discriminación, fruto de una evolución que no es un fenómeno natural, y sí la consecuencia de “decisiones centralistas y anti–gallegas” aceleradas en los últimos años, que excluyeron históricamente esta lengua de la mayor parte de la vida social.
En el debate de esta pregunta oral hubo continuas referencias a la encuesta del Instituto Galego de Estadística (IGE), interpretada desde el BNG por la caída de hablantes y por parte de la Xunta como “un estudio muy amplio y complejo”, el cual conviene analizar más allá de “las cuentas que se están echando”.
El secretario xeral de Política Lingüística asumió que “se puede hacer más y podemos hacerlo mejor”, una norma válida para todos, pero ese estudio pone de manifiesto datos positivos, y “este no es un problema simplemente educativo”, como se trata de hacer ver, sino “social y estructural”.
Eso es lo que quiso decir el presidente de la Xunta durante un reciente pronunciamiento suyo, comentó Valentín García, y recordó que a la Xunta le importa la lengua gallega en educación, en la justicia y entre la juventud, para a continuación rechazar las acusaciones de que este Gobierno está acabando con la lengua.
Criticó estas recriminaciones en general porque “una lengua no se rige por los pulsos de los gobiernos”, de ninguno, “puesto que –estos– son demasiado efímeros para los tiempos” de un idioma, ha reflejado

Política Lingüística responde al BNG que una lengua no se rige por “pulsos” de un gobierno

Te puede interesar