Los ayuntamientos del área aseguran las partidas del ámbito social ante la tercera ola del virus

Un grupo de peregrinos camina por Palas de Rei | aec
|

Los municipios del área metropolitana acuden al Plan Único Adicional de la Diputación de A Coruña ante las consecuencias sociales y económicas del Covid-19. Así, en las sesiones de esta semana y en las previstas para la que viene, la corporaciones aprobaron o contemplan adherirse a este programa destinado a gastos sociales extraordinarios para atender las necesidades derivadas del Covid-19.

En Abegondo, serán 151.116,77 euros los dedicados a estas cuestiones, incluidas la ampliación del Servizo de Axuda no Fogar, la adquisición de EPIS, ayudas a la escolarización y a las personas en riesgo de exclusión, apuntó el Gobierno de José Antonio Santiso Miramontes.

El Ayuntamiento Betanzos, que potenciará las partidas de ámbito social a través de este plan, lo completará con más aportación municipal con el fin de cubrir necesidades que puedan surgir los próximos meses hasta sumar 151.000 euros, de los que 136.000 corresponden a la Diputación de A Coruña, de acuerdo con la propuesta que se discutirá el día 4. De ellos, la partida más elevada (82.000 euros) irá para cubrir ayudas económicas que aseguren la cobertura de necesidades básicas como vivienda, alimentación, electricidad, gastos médicos o farmacéuticos de personas que residan solas, familias, mayores, personas con diversidad funcional, mujeres en riesgo de exclusión social, con bajos o nulos ingresos, que vieron su situación agravada por el Covid-19.

Otro de los aspectos que se reforzará, según explicó la alcaldesa, María Barral, es para gastos que faciliten la escolarización, material informático o acceso a medios digitales, siguiendo la línea iniciada el pasado año en la que la institución municipal adquirió equipos y router para que los alumnos que carecían de medios técnicos pudiesen seguir las clases en sus domicilios, y para lo que este año la previsión económica es de casi 50.000.

También se reforzará el servicio básico de ayuda a domicilio, es decir, el que lleva a cabo directamente a través de los Servicios Sociales y que no incluye a personas dependientes, que se dotará de más personal. para el que se destinan casi 15.000 euros.

Por último, se reservará una partida para la adquisición de material de prevención destinada a profesionales de Servicios Sociales y personas usuarias de los distintos programas, para cuya compra reserva unos 5.000.

En el caso de Miño, que también lo llevará a pleno la semana próxima, se destinará 103.000 a través de este Plan Adicional de la Diputación para atender los efectos del Covid-19..

Los ayuntamientos del área aseguran las partidas del ámbito social ante la tercera ola del virus