Salmond dimite tras la derrota en las urnas de su proyecto independentista

GLG60 EDINBURGO (REINO UNIDO), 19/09/2014.- Fotografía facilitada por el gobierno escocés que muestra a líder independentista Alex Salmond anunciando su dimisión como líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) y
|

El veterano dirigente independentista Alex Salmond anunció ayer por sorpresa que dimitirá como líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) y ministro principal del Gobierno escocés tras la derrota en el referéndum.
En una rueda de prensa en Edimburgo, Salmond, que dijo haber tomado la decisión por la mañana, explicó que Escocia se beneficiará “de un nuevo liderazgo” en esta nueva fase de negociación con Londres para lograr más autonomía.
El político, de 59 años, justificó su marcha, que hará efectiva en noviembre, diciendo que tuvo que plantearse si era la persona más adecuada para llevar el país hacia adelante y concluyó que “otros” están mejor posicionados. Tras 20 años como líder del partido nacionalista y siete como ministro principal –y después de dos años de dura campaña por el referéndum–, consideró que “es hora” de ceder el testigo.
“Creo que en esta nueva y emocionante situación, llena de posibilidades, el partido, el Parlamento y el país se beneficiarán de un nuevo liderazgo”, declaró en su intervención en Bute House, la residencia oficial del ministro principal en Edimburgo. Sin dar más detalles, adelantó que “hay un número de candidatos eminentemente cualificados y muy adecuados para ser líderes”.
Uno de los nombres que sin duda sonará será el de su número dos en el partido y en el Gobierno, la viceministra principal Nicola Sturgeon, piedra angular de la campaña del referéndum y de la expansión del SNP en el territorio escocés.
En un comunicado, Sturgeon admitió que liderar la formación a la que se unió con 16 años sería “una gran privilegio”, pero señaló que “hoy no es el día” para tomar esa decisión. “Los logros de Alex Salmond como líder del SNP y ministro principal de Escocia son incomparables. Él llevó al SNP al Gobierno y ha dado a nuestro país renovada confianza en sí mismo”, manifestó la política escocesa.
En contraste con el bullicio de fin de campaña, muchas calles escocesas amanecieron ayer en silencio tras conocerse la victoria del “no” en el histórico referéndum de independencia.
Pese al alivio por la noticia, incluso los partidarios de la permanencia en el Reino Unido mantuvieron en general la discreción por deferencia a sus compatriotas, que habían visto desvanecerse su sueño en un plazo de 24 horas.
El “no” se impuso por un 55% de los votos, frente al 45% de apoyo al “sí”, casi la mitad de un electorado que ahora tiene que asimilar la derrota.
Mientras, el primer ministro británico, David Cameron, abrió ayer la puerta a una revolución autonómica en todo el Reino Unido tras el rechazo a la independencia de Escocia.
En una declaración ante la residencia oficial de Downing Street, el líder conservador manifestó su satisfacción por la decisión de los escoceses de mantener unidas a las “cuatro naciones”: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, al término de una campaña que –dijo– “cautivó la imaginación” de la población.
Como había prometido la campaña del “no” en los días previos al plebiscito, el jefe del Gobierno aseguró que los principales partidos británicos –conservador, laborista y liberademócrata– cumplirán “en su totalidad” con la entrega de más poderes a Escocia, como asuntos fiscales y del Estado del bienestar. Pero al igual que Londres se compromete a “devolver” al Parlamento de Edimburgo más competencias, el primer ministro consideró que las otras naciones también deberán tener “voz”.
Así, el líder “tory” aseguró que le ha llegado el turno a Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte de tomar más decisiones.
Consideró “justo” que un nuevo acuerdo de autonomía con Escocia esté acompañado por otro que se aplique a “todas” las naciones que forman el Reino Unido.

Salmond dimite tras la derrota en las urnas de su proyecto independentista